Montessori

Una escuela Montessori pública en Finlandia

Amanece ( si se puede llamar así a no ver luz hasta las 10 de la mañana) nevando y cogemos un tren para irnos a Tampere a visitar la escuela que tanto nos han recomendado. Todo es nieve y niños por la calle bien abrigados saliendo al exterior.

P1140707

Es el día de Santa Lucia, así que nada más entrar a la escuela todos los niños están sentados en el suelo escuchando a un grupo de niñas cantar, acompañadas de instrumentos.

Cuando termina el acto pasamos a las aulas donde se encuentra la línea Montessori. Esta escuela tiene una línea Montessori con  90 niños y niñas de preprimaria y de primero a sexto y otra línea tradicional. El espacio se ve que está diseñado para esto, ya que de un espacio central con sofás que sirve de punto de encuentro y para pedir ayuda a las profesoras, salen cuatro salas. Los pasillos intermedios están diseñados para dejar toda la ropa de invierno que traen los niños y niñas. Se reunen todos lo niños en este espacio central y después de hablar un rato comienza la dinámica de la mañana.

Los niños y niñas se mueven de manera armónica y silenciosa por las cuatro amplias salas: una sala diseñada para los mas pequeños de preprimaria, otra para matemáticas, otra para lengua y otra para las ciencias.

Aunque los niños y niñas tienen un aula de referencia en grupos mezclados, donde tienen un casillero para dejar sus trabajos, tienen libre circulación por lo que utilizan todos los espacios.

Este fluir armónico comienza con los niños cogiendo un esquema semanal que llevan consigo a todas partes: aquí cada uno tiene marcadas en un color asignaturas fuera del aula, como puede ser carpintería o los idiomas y en otro el tiempo libre que tienen para organizar sus trabajos.

Y comienza la actividad de niños y niñas de todas las edades; varios se sientan en los sofás centrales porque necesitan ayuda de las profesoras, y éstas en cuanto pueden les atienden. Cerca en esta zona un niño se pone a trabajar con los triángulos constructores, y se pasa toda la mañana en eso.

20171213_091718

En la sala de matemáticas, en este momento hay unos 18 niños y niñas ( que varía constantemente): hay dos niñas  en el suelo viendo todas las opciones de suma con las cadenas, dos niños haciendo divisiones, otros con los sellos, dos con el tablero de ajedrez, … pero no solo se ven actividades de matemáticas, sino que algunos hacen un cuaderno de historia, unas tarjetas de secuencia, etc.

En la de lengua, hay otros 18 niños y niñas y dos profesoras ( aunque a cada rato cambia todo) y la actividad también es muy rica y variada: escribir en el cuaderno, tarjetas de palabras compuestas, escribir palabras con letras de imanes, hablar, tarjetas de gramática etc.

Algo parecido pasa en la de ciencias; escribiendo en la pizarra, leyendo libros en un sofá, trabajando con tarjetas de secuencia, geometric stick, gabinete geométrico, etc.

En todo este transcurrir, y con tanta actividad que es difícil observar todo, entran por uno de los pasillos unos 20 niños y niñas de 6 años. Al venir de fuera, se tienen que  quitar abrigos, gorros, botas de nieve, etc… y de verdad que tienen arte en esto. Y a medida que terminan pasan y comienzan su actividad. A mi me resulta alucinante cómo ni se ha notado ni ha interrumpido el resto de la actividad.

El aula de preprimaria tiene materiales Montessori tanto de infantil como de primaria, con una zona de vida práctica, de sensorial, pero también con materiales de lengua, etc.

Verdaderamente es un fluir, un ir y venir, un ambiente relajado y autónomo, donde apenás se nota que hay 90 niños y niñas de edades diferentes, que entran y salen de todas las salas o se van a otras asignaturas. Y todavía se nota menos que aquí hay unos 10 niños y niñas de necesidades especiales, que según las profesoras se sienten como en casa y esto ayuda a que estén mejor, y que el resto de niños y niñas desarrolle la empatía.

Y después de toda una mañana observando y disfrutando esta maravillosa escuela Montessori pública, cerramos con una ríquisima charla con una de las maestras acompañada de la típica cena (a la hora de la comida) de navidad.

Ella nos cuenta que la escuela lleva unos 20 años y que ella anteriormente ejerció como maestra en una escuela tradicional. Hace 5 años se formó por su cuenta en Montessori, y ahora ve imposible volver para atrás. A la hora de trabajar siente que tiene más apoyo , más coordinación con el equipo que lo siente como una familia. Destaca que los niños Montessori son mas estusiastas, con más curiosidad, saben organizar su trabajo y son más empáticos y respetuosos; cosa que cuando estaba en la escuela tradicional, para 5º o 6º ya habían perdido la curisidad y las ganas.

Y con estas palabras, y el gran trabajo de estas maestras nos quedamos con que Montessori en la escuela pública es una realidad.

Lo más leído del año

Este ha sido un año en el que no siento que he escrito tanto… como siempre, escribo cuando me inspiro y cuando tengo tiempo. Entre las formaciones y los viajes… y por supuesto el resto de mi vida personal… pues cuando puedo… aunque ideas tengo muchas para contar.

Curiosamente se ha visitado el blog mucho más que años anteriores, con casi 350.000 visitas totales… pero sobre todo me hace ilusión ver cuales son las entradas más visitadas del año, ya que mi único misión ha sido difundir todo el cambio que ya se está dando, y que la gente lo lea significa que hay interés en este tema:

1- Claves para montessorizar una escuela pública o cómo lo hacen en Holanda:

De mi viaje a Holanda, al igual que del de Finlandia (que ya os contaré más despacio), he aprendido que las bases del cambio de las escuelas no tienen que ver ni con financiación, ni con la implicación del gobierno, ni nada de todo eso que tanto nos quejamos… hay varias claves que se pueden aplicar prácticamente a cualquier escuela, si nos organizamos y tenemos ganas de cambiar. Algo que ya están haciendo varias escuelas, que curiosamente son las próximas entradas más leídas.

¿Cuántas de estas os parecen que se pueden poner en práctica en la escuela?

2- Transformando (en) la escuela pública: MENDIGOITI

Las tres siguientes entradas más vistas son escuelas públicas de Navarra que ya han hecho una gran transformación y siguen transformando la escuela, y trans-formándose.

Mendigoiti es una escuela pública de modelo D, que ya ha transformado todas las aulas de infantil a preciosos ambientes, donde los niños tienen libre circulación. Este año además están poniendo en marcha un aula Montessori y transformando primero y segundo de primaria. Una escuela caracterizada por un equipo directivo y un profesorado entusiasta que en sus viajes pedagógicos son capaces de irse lejos para conocer y aprender.

 

3- CP García Galdeano:¡Una gran inspiración en la escuela pública!

Una escuela que inspira a cualquiera, ya que a pesar de las dificultades, de tener más del 60% del alumnado extranjero de una 20 nacionalidades, es una escuela que con gran alegría y sentido del humor va pasito a pasito hacia el cambio, con preciosos ambientes.
Una escuela con un gran equipo humano sin duda.
Una escuela en la que me siento especialmente implicada y que llevo en el corazón.
y en cuanto pueda os cuento las transformaciones de primaria.

4- Transformando ( en) la escuela pública: ARBIZUKO ESKOLA

Una escuela rural que nos da la bienvenido con la frase ” Del pueblo al mundo y del mundo al pueblo” y que está poniendo en marcha el proyecto Dumas, es un claro ejemplo de que en el entorno rural muchas características de la escuela activa, como la mezcla de edades y ratios bajos, son naturales. Otra escuela que puede inspirar a cualquier proyecto que quiera transformarse.

5-  Nomenclatura y tarjetas Montessori

Esta parece que es una entrada estrella, ya que es la más vista de todos los tiempos. Aquí podrás ver ideas de cómo organizar las tarjetas, nomenclaturas, carteles… algo muy necesario en un ambiente. Y si te interesa obtener este material de tarjetas ya terminado, aqui tienes un amplio catálogo.

¡Mil gracias a todos lo que lo habeis leído!

Escribiendo con la única esperanza de inspirar y generar transformación, y crear una mirada diferente de la infancia.

Un día en una escuela en Finlandia 1

¿Cómo seguir con esta investigación sobre educación?¿ A dónde ir?

Pues me dirijo al país que mejores resultado obtiene en PISA y es reconocido mundialmente por su sistema educativo. Hace tiempo escribí sobre Finlandia, pero como yo  necesito verlotodo con mis propios ojos,  para allá que voy.

Madrugamos para encontrarnos con Hannele( la maestra Montessori que trabaja en la escuela pública que vamos a visitar) en la estación de tren. Es de noche y hace frío en Helsinki, pero nos recibe con una gran sonrisa y aprovechamos todo el viaje en tren para que nos vaya contando, en su perfecto castellano sobre su escuela y la educación en Finlandia. Al bajarnos del tren cogemos un autobús urbano, en el que poco a poco se van montando los niños que van a la escuela; niños que desde los 7 años van a la escuela solos.

Sobre las 8 llegamos esta escuela, ( de unos 300 alumnos y alumnas) y ya están la mayoría de los niños en la puerta, con sus buzos de esquí , gorros y manoplas esperando, ya que las clases comienzan a las 8.15. Aprovechamos ese momento para que nos enseñe los espacios, y casualmente a primera hora de la mañana Hannele solo tiene dos niños, que ya están solos rellenando su libro de texto, pero que deciden acompañarnos por la escuela.

Esta escuela pública tiene una línea tradicional y otra Montessori, de manera que las familias pueden elegir la línea.  En la línea Montessori , por un lado están los niños de primero ( que empiezan con 7 años), los de segundo y tercero, y por último los de 4º, 5º y 6º. Los niños de las dos líneas en vez de estar separados, se unen para muchas actividades, por lo que se ve mucha flexibilidad y coordinación en la elaboración de estos horarios, y justo esa es la razón por la que Hannele hoy solo tiene dos alumnos.

La escuela es agradable, con pasillos amplios, muchos percheros llenos de ropa de invierno de los niños, sofás en cualquier pasillo, decorada con dibujos de los niños y muchos trabajos sobre el 100 aniversario de Finlandia que acaba de celebrarse.

Son los niños los que en perfecto inglés no enseñan su clase Montessori, de 4º a 6º y cómo organizan su trabajo. Cada uno de ellos tiene su horario de clases que son muy diferentes entre los niños de un curso y otro. En los horarios que están en su clase la profesora les propone unas cuantas tareas que deben hacer a la semana y son ellos los que organizan su tiempo para realizarlas; algo que les da mucha autonomía, se hacen cargo de su proceso de aprendizaje, de sus dificultades, etc. y como conté cuando visité las escuelas de Holanda, algo muy fácilmente aplicable a cualquier escuela pública.

Seguimos caminando por la escuela y vemos la clase de preprimaria, es decir, la de los niños de 6 años, ya que la primaria comienza a los 7 años. Los niños nos muestras el aula de textil, con maquinas de coser, y los trabajos que han hecho de ganchillo y punto; el aula de música, con baterías, guitarras eléctricas, teclado, etc. aunque nos damos cuenta que varias de las clases tienen piano en clase, ya que las maestras en la universidad en vez de especializarse, se preparan también para ser profesoras de música, de inglés, de educación física, de textil y carpintería.

Nos invitan a sentarnos a observar en el aula Montessori de 3º y 4º, y yo que podría pasarme horas observando acepto encantandísima. Es un aula amplia, aunque hay una zona en la que los pupitres ocupan prácticamente todo el espacio. Está rodeada de estanterías de madera con materiales Montessori; en una pared hay una pizarra digital y en el centro un piano separa el espacio. Todas las clases, y esta también, tienen un lavabo. Es un aula que suele atender a 25 niños y niñas, pero en este momento hay unos 15, ya que el horario es muy flexible y varios niños salen y entran según los idiomas, otras asignaturas que hacen con los de su mismo nivel, etc… ¡La flexibilidad de horarios muestra la flexibilidad de sus mentes! y se vive de una manera muy natural tanto en las maestras como en los niños.

Las niñas y niños se sientan en círculo en el suelo con la profesora. Ella habla de una manera muy suave y tranquila ( no entiendo nada de finlandés, por lo que solo me puedo quedar con su tono), los niños levantan la mano y parece que cuentan su fin de semana, de manera muy tranquila también y respetando los turnos. Les reparte a cada uno de ellos un texto con imágentes que parece que se trata de laponia (¡Qué interesante!); lo leen de manera individual y hacen preguntas; algunos de ellos observan detenidamente las imágenes. Cuando terminan se levantan y cada cual va a su pupitre a pegarlo en su cuaderno y vuelven; este cambio de dinámica se hace de manera armónica, y continúan. Sigue hablando y observo que los niños comienzan a hacer con su cuerpo por medio de mímica lo que les pide; deduzco que son las órdenes de gramática. ¡Me encanta la grámatica Montessori! y a estos niños parece que también; primero hacen las del verbo y después las del adjetivo.

Sin saber qué ha dicho la profesora los niños se ponen a trabajar en parejas: un par de niños con la serpiente positiva, otros con unas tarjetas de las estaciones autocorrectivas, otros dos con unas propuestas de lectura, un niño y una niña están en el ordenador de la profesora haciendo una investigación y 3 o 4 en un rincón donde hay una tienda. Trabajan de manera autónoma de manera que la profesora tiene tiempo de estar con nosotras y explicarnos que los niños tienen una serie de tareas cada dos semanas para hacer en pareja y ellos dedicen qué quieren hacer y organizan su tiempo.

En un momento la profesora hace un ritmo con sus palmas, que los niños repiten; por medio de este sistema llama la atención de los niños, y les avisa que es la hora de comer ( a las 11) y después cambiarán de clase.

Vamos al comedor amplio, organizado en forma de self – service. Por aquí van pasando los niños organizados en distintos turnos (aunque en ningún momento hayamos oído un timbre), y de manera autónoma cogen su bandeja, la comida que quieren comer, se sientan en una mesa y al terminar recogen.  Las profesoras comen  a la vez que sus alumnos y no hay personal de comedor, más que 4 o 5 personas en la cocina. A cualquier persona que haya estado en un comedor escolar, le extrañaría la tranquilidad y poco ruido que se respira en éste .El comedor es gratuito en todas las escuelas de Finlandia.

Aprovechamos la comida para seguir preguntando y preguntando…¡Cómo no! y en este caso nos interesa el programa KIVA contra el Bullying de la que forma parte esta escuela. Nos cuenta que hace varios años en una escuela Finlandesa se dió el caso de un asesinato de un alumno a otro. El gobierno ante estos hechos , planteándose que algo estaba fallando en el sistema educativo, encargó a la universidad de Turku un programa antibullying.  Desde que se está implementando este sistema que se basa en la prevención e incluye a toda la comunidad educativa, en el 80% de las escuelas se eliminó el bullying y en el otro 20% se redujo. El programa KIVA se está poniendo en práctica en varios países o escuelas concretas, como en el caso de la ikastolen elkartea.

Nos invitan  a clase de Hannele donde van a ensayar un villancico, que intentamos cantar con ellos ( tiktak tikitiki tik tak)… y ahora nos piden que les enseñemos uno en castellano y otro en euskera… que lo cantan mucho mejor que nosotras en finlandés.

Y de aquí, Josué, un niño español nos enseña la carpintería y lo que hacen allí. Es una carpintería profesional y Josué como un gran guía,  nos va mostrando cada herramienta y cómo se usa.

Hay niñas haciéndose una banqueta, otras pintando su trabajo y él nos cuenta que se está haciendo un periscopio… y nosotras nos quedaríamos aquí a construir cualquier cosa.

Son las 12 y los niños ya terminan su jornada escolar; alguno se queda porque tiene idiomas, pero como máximo hasta las dos.

Y nosotras salimos muy contentas de esta experiencia en esta escuela; un lugar agradable, sin estrés, donde todo fluye de manera armónica, donde se ven niños autónomos y relaciones de respeto entre personas.

Y una de las reflexiones que me llevo esque para crear un sistema así de flexible hace falta tener mentes flexibles, que se puedan adaptar, que creen horarios y asignaturas adecuadas a los niños. Y por otro lado, creo que las relaciones de respeto y la autonomía que se les da a los niños, no ocurren solo en la escuela, sino en la familia y la sociedad.

Lo bueno es que: ¡Como individuos sociales tenemos mucho que aportar en esto!

Lectura interpretada en Montessori

Muchas veces se habla sobre lectura significativa.

En Montessori son muchos los materiales con los que se trabaja la lecto-escritura, y en general es significativa para los niños; tiene que ver con sus intereses, con sus actividades, etc.

Pero entre los muchos recursos para lectura, la lectura interpretada (algo muy parecido al juego de mímica), es un material muy sencillo, fácil de llevar al aula y que les encanta.

Son tarjetas naranjas que contienen oraciones clasificadas en series. Las oraciones están escritas en tercera persona del singular. De cada serie hay como diez ejemplos y se van cambiando. Estas oraciones son de los libros de María Montessori, pero una vez que las hayan hecho se podrían complementar con oraciones de cualquier libro que estén leyendo.

Observareis que el lenguaje no es sencillo y está lleno de matices, precisamente para intentar integrarlos.

Estas tarjetas se trabajan en grupos. Un niño la lee, la comprende y la interpreta con su cuerpo, haciendo mímica.

Por ejemplo: “Cayó de rodillas a sus pies”

El resto de niños intentan adivinarlo y al final se lee.

Un recurso muy sencillo, pero que les encanta… aquí disponible para descargar gratis, solo para imprimir, cortar y plastificar.

¡Inauguración! Catálogo de material Montessori

¡Al fin llegó el día!

Son años elaborando tarjetas y nomenclaturas. Todo surgió por la necesidad de trabajar con los niños; eran ellos los que marcaban los intereses y eso me llevaba a elaborar material.

Al principio, como la mayoría de las compañeras que estamos en esto, después de trabajar con los niños llegaba a casa a diseñar y elaborar el material en el ordenador. Después había que imprimir, cortar y plastificar.

Así estuvimos varios años, pero llegó un momento que había tanto material elaborado que volver a hacer una sola copia de todo, cortarla y plastificarla era demasiado trabajo. Así que la cabeza empezó a pensar en cómo podría ser para que me dieran el material terminado; hablé con varias imprentas, aprendí a maquetar y colorear a ordenador; y con ayuda de mucha gente y una gran ilustradora, empecé a cambiar el formato a todos los materiales… ahora si ¡Todo el material me lo daban cortado y plastificado!¡Listo para usar! ( todas las maestras que han elaborado mucho material podrán entender mi alegría en ese momento).

Había gente que me pedía el listado del material que tenía, así que ahí comenzó la idea de hacer un catalogo online donde estuviera todo el material con fotos, precios, etc… Mirando para atrás esto nos ha llevado más de año y medio, con varios problemas técnicos de por medio…pero como en la pedagogía Montessori, siempre aprendiendo cosas nuevas, superando retos

Y hoy es el día que se puede compartir todo este trabajo… con la ilusión de que más gente pueda tener este material que a mi me hubiera gustado tener hace unos años y que no existía…

¡Espero que os guste y lo podais disfrutar!

aprenderlachispatienda.com

Formación Montessori pública para maestr@s

Ya ha pasado un trimestre desde que comenzamos las formaciones para maestr@s y es un buen momento para mirar atrás.

Estas formaciones son organizadas por el CAP de Navarra (departamento de educación), por lo que son gratuitas para l@s maestr@s y les dan puntos para oposiciones y traslados.  Por ahora se han realizado dos formatos diferentes; un curso de 70 horas de ambiente y materiales Montessori de primaria y 3 cursos de 20 horas de sensibilización Montessori.

Ambos cursos tienen un enfoque lo más vivencial posible, es decir, pretendemos llegar a conocer la pedagogía Montessori utilizando lo máximo posible la pedagogía Montessori, cosa que suele ser poco común en la formación por ser demasiado teórica. Pero este enfoque en el que nos metemos en el papel de los niños , solo es posible si disponemos un ambiente preparado, lo que nos llevó a crear el espacio de formación y ludoteca Montessori en Huarte, con el apoyo del departamento de educación y el ayuntamiento de Huarte.

La formación de primaria de 70 h fue una formación intensa; se apuntaron 70 maestras aunque solo había 16 plazas, y compartimos todas las tardes de septiembre. Fue un gran esfuerzo para todas las asistentes teniendo en cuenta que siendo maestras trabajaban todas las mañanas y las tardes estábamos de 4 a 8  en el espacio. Estructuramos el tiempo de manera que a diario había presentaciones tanto de matemáticas como de cósmica ( grandes lecciones, zoología, botánica, geografía e historia) y un tiempo de prácticas.

En las prácticas podíamos seguir nuestros propios intereses e investigaciones, practicar con algún materiales presentado, descansar y comer algo, hacer un experimento, etc…

De esta manera, tal y como sucede con los niños, cada día se veía actividad más profunda y concentrada, más intereses, relaciones de grupo sanas por los intereses comunes, etc…

Partiendo de la tabla de multiplicar podemos encontrar relaciones, crearla con perlas, ver regularidades, calcular el total… ver números cuadrados, cúbicos, y hasta calcular la fórmula del binomio.

Un verdadero ambiente de trabajo Montessori... hasta el punto que hubo investigaciones que duraron prácticamente todo el mes… en la primera gran lección vimos cómo se crearon todos los átomos ¿Pero qué es un átomo? y así un grupo se pone a investigar qué es, cuál es su estructura, dónde lo podemos encontrar…. ¿ y ahora cómo plasmamos todo esto? así que se ponen a hacer dos maquetas de átomo (la simple y la complicada) y al final del curso nos lo presentan a todas (como hacen los niños) para que podamos aprender unos de otros.

De esta manera cada una de ellas, ha podido vivir en primera persona un ambiente Montessori y sus bases filosóficas; llegamos a conceptos clave como el ambiente preparado y relajado, el papel de la guía, el interés del niño, la autonomía, el aprendizaje activo, la importancia del descubrimiento y de construir el aprendizaje, la observación,  etc… desde la experiencia, en primera persona, cosa que se queda .

Esta inmersión es un cambio total de la visión de estos tres elementos claves: niño, ambiente, maestra… y estas son sus reflexiones ( en forma de tela de araña, de trébol, etc.)

Fue un verdadero placer de curso, en el que disfruté muchísimo y en el que me emocioné al ver la implicación y las ganas de cambio de estas maestras.

Es gracioso cuando comentan después de todo un mes y todo el esfuerzo ¡Que acabamos de comenzar, que 70 h se quedan en nada!

Después comenzamos con 3 cursos de sensibilización de 20 horas cada uno. En lad primerad hora de publicación de estos cursos se apuntaron 250 maestros, siendo para unas 20-22 plazas.¡Esto demuestra el gran interés que hay por parte de las maestras de encontrar alternativa y cambiar la visión del niño!

Este al ser un curso más corto, es una sensibilicación , donde mostramos la relación y continuidad entre infantil y primaria desde el enfoque Montessori, terminando con una sola sesión de prácticas, que como dicen siempre se queda corta.

Cada uno de estos maestros ha puesto en práctica en su día a día algo de lo aprendido en el curso: desde presentaciones de matemáticas, observación de un pez, un rincón de experimentos, o promover la vida práctica…
Pero ¡Qué bonito cuando una maestra se da cuenta que el ambiente preparado es importante y al día siguiente cambia su clase! o ¡Cuando otras se dan cuenta que solo con cambiar la manera de dirigirse a los niños y utilizar la economía de palabra se tranquiliza todo el ambiente!, o ¡Cuando los maestros de repente se paran a observar y diseñan actividades desde esta observación!
Un curso corto que sembró semillas en cada uno de ellos, y esta semillas en cada centro, cada aula darán sus frutos… hacia una educación más respetuosa y adecuada para los niños.

Un total de unos 82 maestros que han hecho alguna de las formaciones… y continuaremos el segundo y tercer trimestre.


¡Qué mejor regalo! ! Gracias a todas por estos cambios en vuestro día a día en las aulas! que todos sabemos que no es fácil, pero son grandes cambios.

Y si queréis compartirnos esos cambios… escribid por favor… que pueden inspirar a mucha gente.

Cómo comenzar una experiencia Montessori con 70 niñ@s II

Han pasado dos meses desde que comenzamos ¡Y han pasado tantas cosas!

Como os conté en Cómo comenzar una experiencia Montessori hicimos dos días de primera ronda donde presentamos el espacio y sus normas a todos los niños, organizando turnos, lo cual duró unas dos semanas.

Una vez pasado este tiempo, comienza el ritmo habitual, teniendo en cuenta que no cada día vienen los mismos niños, es decir que no hay grupos (aunque esto facilitaría mucho el día a día tanto de niños como guías).

Las niñas y niños van entrando uno a uno y deciden qué quieren hacer. Lo más habitual es que los primeros días vayan a materiales más conocidos como manualidades y juegos de mesa:

Pero sin duda hay otra actividades estrella, como usar la máquina de escribir y como dicen ellos ” cocinar”, que es ir a la zona de vida práctica donde se pueden preparar un zumo, untar una tostada, y cortar una manzana. Son momentos que disfrutan, tanto en la activadad como en la recogida. Incluso desde que se lo presentamos a una niña, no paran de pedir la actividad de limpiar cristales, para lo que llevan el cubo con todo lo necesario al espejo, se ponen el delantal y a limpiar.

Pero siempre hay alguno que da vueltas por el ambiente observando qué hay por ahí… y cómo no el gabinete de perlas y el gabinete de geometría son super llamativos, así que de esta manera se sientan en “la silla de pedir ayuda” y piden que les presentemos los materiales. Se despliegan las cadenas, se cuentan ¡Y hasta podemos hacer números cuadrados y cúbicos!

Y cómo no ¡Las fracciones atraen a cualquiera!

No conocesmo todavía mucho a los niños, ni sus intereses, ni su estado de desarrollo, pero ellos son los que nos van dando pistas; hay quien nos cuenta que le interesa el universo y los planetas, quien nos pregunta por los números ( al que le sacamo el material de perlas doradas y concreto) o que nos dice que le encantan los experimentos.

 

Hay niños que tienen las ideas claras, como un niño de 5 años, que al ver el esqueleto se coge un papel y un lapiz, acerca una mesa y dice que ” quiero estudiar el esqueleto”. Después de hablar un rato sobre él, con la ayuda de una niña lo dibujan, y cómo quieren escribir, se ayudan del alfabeto bicolor para escribir esqueleto en euskera.

La actividad trae más actividad; los niños se inspiran de otros niños o de cosas que traen de casa… aunque nosotras también llevamos propuestas. Como el pez que convive con nosotras en el espacio. Esto nos ha llevado a observar el pez, descubrir su anatomía externa, alimentarlo y cuidarlo, dibujar todo… incluso ante la pregunta de si será chico o chica, traer un pez muerto y analizar su anatomía interna con todos sus sistemas ( respiratorio, digestivo, reproductor, nervioso, etc)

Mucha, mucha actividad… tanta que es dificil ponerle palabras…

Pero lo más bonito pasa a través de todo esto… se ven niños disfrutando de lo que hacen, plenos en su actividad, concentrados… se empiezan a ver nuevas relaciones entre ellos, y cada vez relaciones de más respeto, porque lo importante es estar bien..

Y con nosotras se siente, se vive una relación de respeto también; niños que se sientan en la silla para pedirnos ayuda, que si les pedimos que hagan o recojan algo lo hacen a gusto, que acojen las propuestas con los brazos abiertos, etc…

Y cierro con una anécdota que nos llegó al corazón. Un familiar de un niño nos pide entrar ” Me han contado que los niños están muy tranquilos ahí y quiero ver si es verdad”. Entra observa y nos dice: ” No me lo puedo creer. Tenéis el cielo ganado. Fuera esperando a entrar están todos alborotados y en cuanto os ven se ponen en fila y se tranquilizan ¿Cómo lo hacéis?”
Nos reimos… nosotras no hacemos nada…pero una frase de María Montessori resume muy bien, lo que ha pasado en menos de un mes con estos niños..
“Si el niño se acostumbra a trabajar según su orden interior (en el pensamiento montessoriano la disciplina interior), enseguida accede al orden exterior, a la calma, a la autodisicplina”

Si queréis seguir el día a día en facebook voy contándolo