España

Transformando (en) la escuela pública: MENDIGOITI

Con esta entrada comieza una nueva ruta… una ruta por las escuelas que tenemos cerca, que con gran esfuerzo ya están haciendo grandes cambios.

En la entrada sobre Holanda, vemos como con ganas y sin necesidad de grandes cambios ni inversiones se puede dar más autonomía a los alumnos. Algunos dijisteis que en España esto era muy difícil… pero esto ya es una realidad en muchos centros públicos… y creo que hay que contarlo.

Mendigoiti es un centro público en euskera ubicado Mendillori, un barrio de Pamplona de nueva construcción, por lo que hacer varios años tuvo muchísimos niños y niñas, para los que se construyerons dos escuelas. En este momento la población infantil ha disminuido, hasta el punto que el pasado curso escolar solo hubo una matriculación de 10 niños y niñas, pero con la tranformación que le están dando a la escuela este año se han matriculado 40, ya que las familias buscan una educación diferente y más respetuosa.

La tranformación como la mayoría de las veces ha comenzado por infantil… y poco a poco va subiendo a primaria.

Son tres sus pilares de trabajo:

  1. Los ambientes: han preparado tantos las aulas de los tres cursos de infantil como los pasillos para que los niños tengan ambientes preparados y libre circulación las 2 primeras horas de la mañana. Esto significa que las aulas están abiertas y los niños de 3, 4 y 5 años pueden decidir donde estar.

Para esto cada aula tiene distintos rincones: trabajo de construcciones, sensorial, vida práctica real, manualidades, lugares individuales para los trabajos de los niños, etc.

En cada una de ellas hay rincones y mesas con propuestas diferentes: como propuestas musicales, de tejer, contruir con materiles naturales, mesa de luz, etc.

Los pasillos también son espacios para los niños, donde pueden encontrar un rincón para leer, otro para construir, una casita para el juego simbólico o una mesa con microscopios para observar piedras…

También hay aulas con usos exclusivos o incluso compartidos: como la sala de la siesta que han oscurecido y convertido en una sala de sombras y luces; el aula de plástica o la emisora de radio , que pronto usarán los niños más mayores, ..

También hay un huerto escolar creado en un pequeño patio interno… cualquier pequeño espacio es útil.

p1120322

2. Las rutinas:

Cada grupo de niños tiene un aula de referencia y una maestra y aquí es donde se trabajan las rutinas.

3. Los proyectos:

Tanto a nivel de grupo como a nivel centro trabajan por proyectos. En cada clase deciden qué proyecto trabajarán e intentan implicar en ese proyecto a todo el profesorado que pasa por el aula. A nivel centro entre todos deciden un proyecto en el que trabajará cada una de las clases: este año son las olimipiadas.

(más…)

Formación Montessori pública para maestr@s

Ya ha pasado un trimestre desde que comenzamos las formaciones para maestr@s y es un buen momento para mirar atrás.

Estas formaciones son organizadas por el CAP de Navarra (departamento de educación), por lo que son gratuitas para l@s maestr@s y les dan puntos para oposiciones y traslados.  Por ahora se han realizado dos formatos diferentes; un curso de 70 horas de ambiente y materiales Montessori de primaria y 3 cursos de 20 horas de sensibilización Montessori.

Ambos cursos tienen un enfoque lo más vivencial posible, es decir, pretendemos llegar a conocer la pedagogía Montessori utilizando lo máximo posible la pedagogía Montessori, cosa que suele ser poco común en la formación por ser demasiado teórica. Pero este enfoque en el que nos metemos en el papel de los niños , solo es posible si disponemos un ambiente preparado, lo que nos llevó a crear el espacio de formación y ludoteca Montessori en Huarte, con el apoyo del departamento de educación y el ayuntamiento de Huarte.

La formación de primaria de 70 h fue una formación intensa; se apuntaron 70 maestras aunque solo había 16 plazas, y compartimos todas las tardes de septiembre. Fue un gran esfuerzo para todas las asistentes teniendo en cuenta que siendo maestras trabajaban todas las mañanas y las tardes estábamos de 4 a 8  en el espacio. Estructuramos el tiempo de manera que a diario había presentaciones tanto de matemáticas como de cósmica ( grandes lecciones, zoología, botánica, geografía e historia) y un tiempo de prácticas.

En las prácticas podíamos seguir nuestros propios intereses e investigaciones, practicar con algún materiales presentado, descansar y comer algo, hacer un experimento, etc…

De esta manera, tal y como sucede con los niños, cada día se veía actividad más profunda y concentrada, más intereses, relaciones de grupo sanas por los intereses comunes, etc…

Partiendo de la tabla de multiplicar podemos encontrar relaciones, crearla con perlas, ver regularidades, calcular el total… ver números cuadrados, cúbicos, y hasta calcular la fórmula del binomio.

Un verdadero ambiente de trabajo Montessori... hasta el punto que hubo investigaciones que duraron prácticamente todo el mes… en la primera gran lección vimos cómo se crearon todos los átomos ¿Pero qué es un átomo? y así un grupo se pone a investigar qué es, cuál es su estructura, dónde lo podemos encontrar…. ¿ y ahora cómo plasmamos todo esto? así que se ponen a hacer dos maquetas de átomo (la simple y la complicada) y al final del curso nos lo presentan a todas (como hacen los niños) para que podamos aprender unos de otros.

De esta manera cada una de ellas, ha podido vivir en primera persona un ambiente Montessori y sus bases filosóficas; llegamos a conceptos clave como el ambiente preparado y relajado, el papel de la guía, el interés del niño, la autonomía, el aprendizaje activo, la importancia del descubrimiento y de construir el aprendizaje, la observación,  etc… desde la experiencia, en primera persona, cosa que se queda .

Esta inmersión es un cambio total de la visión de estos tres elementos claves: niño, ambiente, maestra… y estas son sus reflexiones ( en forma de tela de araña, de trébol, etc.)

Fue un verdadero placer de curso, en el que disfruté muchísimo y en el que me emocioné al ver la implicación y las ganas de cambio de estas maestras.

Es gracioso cuando comentan después de todo un mes y todo el esfuerzo ¡Que acabamos de comenzar, que 70 h se quedan en nada!

Después comenzamos con 3 cursos de sensibilización de 20 horas cada uno. En lad primerad hora de publicación de estos cursos se apuntaron 250 maestros, siendo para unas 20-22 plazas.¡Esto demuestra el gran interés que hay por parte de las maestras de encontrar alternativa y cambiar la visión del niño!

Este al ser un curso más corto, es una sensibilicación , donde mostramos la relación y continuidad entre infantil y primaria desde el enfoque Montessori, terminando con una sola sesión de prácticas, que como dicen siempre se queda corta.

Cada uno de estos maestros ha puesto en práctica en su día a día algo de lo aprendido en el curso: desde presentaciones de matemáticas, observación de un pez, un rincón de experimentos, o promover la vida práctica…
Pero ¡Qué bonito cuando una maestra se da cuenta que el ambiente preparado es importante y al día siguiente cambia su clase! o ¡Cuando otras se dan cuenta que solo con cambiar la manera de dirigirse a los niños y utilizar la economía de palabra se tranquiliza todo el ambiente!, o ¡Cuando los maestros de repente se paran a observar y diseñan actividades desde esta observación!
Un curso corto que sembró semillas en cada uno de ellos, y esta semillas en cada centro, cada aula darán sus frutos… hacia una educación más respetuosa y adecuada para los niños.

Un total de unos 82 maestros que han hecho alguna de las formaciones… y continuaremos el segundo y tercer trimestre.


¡Qué mejor regalo! ! Gracias a todas por estos cambios en vuestro día a día en las aulas! que todos sabemos que no es fácil, pero son grandes cambios.

Y si queréis compartirnos esos cambios… escribid por favor… que pueden inspirar a mucha gente.

La ruta continúa…2016

En este 2016 ¡Tampoco he parado!

Con lo que me gusta viajar, como va a ser de otra manera… y en cada viaje aprovecho para visitar o trabajar con varias escuelas…

Este es el resumen del año, con 10 escuelas visitadas: mapa

Comencé por el norte de España: La experiencia en la escuela pública Vital Alsar, es algo que todavía llevo en el corazón; el trabajo tanto con profesores, con niños, como con familia… y la fuerza y entusiasmo de todo el grupo humano.

Después visité varias escuelas... dando un curso en el colegio Antonio de Nebrija de Murcia y con un trabajo muy estrecho con Gándara de Galicia, donde apoyé en el diseño de la escuela y pasamos un gran verano con los cursos allí.

Y en junio, en pleno Ramadán y en Marrakech… a unos 50 grados de temperatura… me metí en el planeta Montessori.

Y en diciembre… cambio al fresquito de Amsterdam.. donde pude visitar dos escuelas públicas Montessori y la diferencia del sistema educativo holandés.

Y para terminar el año, pasé un mañana en Madrid Montessori, una escuela de las más antiguas, que conocía ya desde hace años. En la que pude ver la evolución de taller (primaria)  y ¡Cómo no! Aprender un montón.

Y en mi intento de estar quieta aquí en Iruña… hemos creado el centro de formación y ludoteca Montessori público… lo cual para mi es un viaje tambien.

No está mal ¿No?

¡A ver cuántas vueltas da el 2017! yo siempre dispuesta a viajar y a aprender…

¡Que este nuevo año esté completito de aprendizajes y descubrimientos cada vez más respetuosos! porque los pequeños cambios pueden ser grandes cambios…

Cómo comenzar una experiencia Montessori con 70 niñ@s I

¡Parece imposible! 70 niñas y niños de 5 a 10 años, sin experiencia Montessori, en un aula Montessori

¿Cómo se hace?¿Cómo se comienza?

Esta es una de las grandes preguntas que todas nos hemos hecho. Cuando ves un ambiente Montessori que funciona, siempre viene esto a la cabeza; ahora los niños están trabajando concentrados, disfrutando, son autónomos, se respetan y disfrutan, pero ¿Cómo fue el comienzo? o como dicen muchas maestras, esto se puede hacer en una escuela Montessori, pero en la escuela pública con 25 ¿Cómo se hace?

Pues como nos gustan los retos, nos hemos planteado un gran reto, crear una ludoteca Montessori  por las tardes en la que se han inscrito 70 niños y niñas que obviamente nunca han estado en un ambiente Montessori.

Verdaderamente, os voy a confesar que siempre me ha parecido un gran reto, pero un reto posible, y un ejemplo para muchas iniciativas que quieren comenzar, y por eso me propongo narraros a medida que avanzamos esta experiencia, para demostrar que aunque con dificultades se puede.

  • Esta experiencia no comienza el día 1 que se abre la ludoteca, sino mucho antes, cuando diseñamos el espacio . El espacio como dice María Montessori debe tener todo lo necesario para nada imprescindible, ser ordenado, bello y que cada elemento tenga un propósito. Así cuando nos pusimos a diseñar, decidimos que debía mantener las áreas que ya tenían la ludoteca, que funcionaban bien, y que los niños y niñas necesitan por haber estado en la escuela: manualidades, biblioteca,  juegos de mesa y una sala de psicomotricidad contigua. Y decidimos incluir áreas Montessori, zona de  comida y vida práctica, Matemáticas, Lengua y educación cósmica con una zona de experimentos. Del diseño de espacio se puede hablar largo y tendido, aquí algunas claves.
  • Cada espacio tiene sus normas de uso y éstas hay que reflexionarlas y tenerlas muy claras antes de comenzar; ¿cuántos pueden comer en la mesa de la merienda?¿Qué tienen que hacer cuando terminan?¿Qué hacen si se les cae o ensucian algo y dónde está lo que necesitan?¿Cómo piden ayuda?¿Pueden coger cualquier material o nos lo piden antes? Esta es la verdadera clave para que los niños puedan disfrutar del espacio de manera autónoma, todo lo que María Montessori llama Gracia y Cortesía.  Y una vez que se tenga claro , hay que contárselo a los niños.
p1110597

Sillas para pedir ayuda y zona de papelería

  • Diseño del primer día con nuestras circunstancias concretas: teniendo en cuenta que a la ludoteca los niños y niñas deciden cuándo quieren venir ( nunca todos a la vez), pero sabiendo que es importante que conozcan el espacio, decidimos hacer dos rondas de presentación del espacio con 17 niñas y niños en cada turno. Y cómo veíamos que era mucho para un solo día decidimos el primer día presentarles varias zonas y su funcionamiento: merienda y vida práctica ( de 3 en 3), la zona de manualidades y mezclas, la biblioteca, juegos y matemáticas si nos lo piden. Además de cómo pedirnos ayuda y la señal para llamar la atención de todos. El resto del primer día, pensamos que es que lo disfruten.
  • Y ahora sí: el primer día. Entran en dos grupos de  8 niños y niñas, nos sentamos en la alfombra y nos presentamos. Suena la campana que nos pide atención y dice que vamos a dar una vuelta por el espacio conociéndolo: la zona de merienda y vida práctica, la zona de mezclas, manualidades, la silla para pedirnos ayuda, la máquina de escribir, la biblioteca y cómo guardar todos los libros, y cualquier cosa de matemáticas que nos la pidan. Una vez que hemos hecho esto, cada uno decide qué hacer y es precioso ver como varios niños de 5 años van a preparase alimentos y fregar sus platos, otros se van a manualidades y juegos, cómo se sientan en la silla cada vez que nos necesitan y algunos piden materiales de matemáticas como fracciones, cadenas, etc. 

En un par de horas, hay niños y niñas tranquilos, en un ambiente bastante relajado, concentrados en sus actividades en las que disfrutan… ¡Verdaderamente parece magia cómo un ambiente así conecta con los niños! y cómo cuando vienen a buscarles no se quieren ir.

Hemos terminado la primera ronda con los 70, en general con muy buen sabor de boca (mejor de lo esperado), pero sabemos que cada día es un reto, pero que pondremos lo mejor de nosotras para que estos niños puedan disfrutar de este espacio.

Y que intentaré narraros todo este proceso, con sus dificultades incluidas.

Porque es posible, y porque los niños se lo merecen.

 

Experiencia Montessori en el aula de apoyo

Conocí a Sagra, porque asistió a varios de nuestros cursos. Ella me iba contando sus experiencias en la escuela y le pedí que las compartiera, ya que podían inspirar a mucha gente. Estas son sus palabras, muchas gracias por compartilo:

Mi nombre es Sagra y soy maestra de la escuela pública. Estoy en Fuente Palmera, un pueblo de Córdoba.

Quiero compartir mi experiencia de este último curso de mi trabajo en la escuela.

He estado varios años como maestra de música, otros de tutora en primaria y después tres de excedencia para acompañar a mi hija en esos primeros años de vida. Aquí me quiero detener un poco porque si en todo el tiempo que llevo como maestra, que son ya 14 años, han sido estos tres años de crianza los que más me han hecho aprender y reflexionar sobre que es educar, acompañar, los aprendizajes, el respeto a los ritmos de los niñ@s, los espacios preparados, el acompañamiento emocional, la confianza en el aprendizaje innato del ser humano….. en fin, cuestiones que antes me rondaban por mi ser, pero ha sido la maternidad lo que me ha sacado todo esto a la luz y….. más que agradecida de que así fuera. A raíz de todo esto, también me ha interesado formarme en pedagogía activa y en Montessori.

 

Cuento esto así a grosso modo, porque cuando el curso pasado me tuve que incorporar de nuevo a la escuela, yo estaba agobiada porque no sabía como iba a canalizar todo esto que yo estaba sintiendo. Porque, cuando empiezo a sentir todo esto con tanta fuerza, sé que no hay marcha atrás en como siento la vida, mis relaciones y el trabajo, claro.

Lo interesante fue que al llegar al cole me proponen dar el refuerzo educativo, es decir, trabajar con aquellos niños/as que van un poco desfasados con su grupo-clase. Me lo pienso bastante pues….. no tenía ni idea de como hacer este trabajo nuevo y que yo me sintiera también realizada.

¡¡¡¡¡Ya está!!!!!! pensé, recojo todos los materiales que hay en el cole por ahí guardados sin utilizar, compro algunos más….. y monto un espacio donde trabajar con estos niñ@s.

Entiendo el refuerzo educativo como un recurso muy valorado para acompañar a los niñ@s en pequeños grupos que necesitan más atención y apoyo en sus aprendizajes. Para ello considero fundamental un cambio de metodología, mucho más manipulativa y con una  presencia  auténtica del adulto. También considero necesario un espacio físico agradable y un espacio emocional seguro.

 

Y… así fue!!!! ahora tenemos un aula conmateriales de matemáticas y lengua, algunas cositas Montessori también. Para mi es un espacio sagrado porque los niñ@s que vienen a esta aula disfrutan, les veo  concentrados, cuidan mucho los materiales, participan de todo su proceso de aprendizaje,es decir, preparan y recogen también los materiales que usan, comienzan a confiar más en ellos mismos, sin miedos al error.  Saben que aquí nos hablamos con respeto y respetamos los ritmos de cada uno.

Cuando estoy en el aula con ellos, en algún momento  puedo estar observando, participando como una más, ser un modelo de referencia, hacer propuestas concretas… o poner límites. Pero para poder saber qué hacer en cada momento, tengo que estar muy presente para percibir las pequeñas señales que ellos me van dando y tener una buena conexión con cada uno de ellos.

Este curso también hicimos un taller de gramática, utilizando la metodología y materiales Montessori, con un grupo de 2º de Primaria. Después de pasar a la clase durante todo el curso para acompañar a los niños/as que necesitaban refuerzo, y observar que estaban liadísimos con lo que era un nombre, verbo, adjetivo y determinante, le propuse a la tutora hacer un taller de gramática con el grupo. Lo hicimos durante el tercer trimestre, una sesión a la semana, poco tiempo!!!!  Para mi este es el gran inconveniente de mi trabajo, porque los niños disfrutan del refuerzo una o como mucho dos horas a la semana.

Para hacer el taller tuvimos que preparar materiales entre la tutora y yo y, fue un reto importante porque hasta ahora había trabajado en pequeños grupos (4-5 niños/as). Ahora era con los 23 niños/as con los que hicimos el trabajo. Fue un trabajo muy interesante, los niños/as estaban muy motivados, les encantaba venir a la clase a hacer este trabajo. Un día sonó la música para ir al recreo y…. estaban tan concentrados trabajando, que no se movieron y siguieron trabajando.

Este curso que acaba de empezar, sigo trabajando en la misma linea, aprendiendo cada día, valorando lo que funciona y lo que no, atendiendo a necesidades nuevas y…. sobre todo, motivada y contenta con mi trabajo en la escuela.

 

Muchas gracias Sagra por compartir tu experiencia… y a todas las “Sagras” que hay en la escuela pública que con su motivación e implicación hacen pequeños cambios… que son grandes cambios.

 

La pasión se transmite… y la pasión vuelve

Este post lo escribo desde el cariño y la emoción.

Ya he escrito sobre la pasión que se transmite… pero en este caso la pasión transmitida me ha vuelto.

Hace unos días fui de visita a la escuela donde trabajé el curso escolar pasado. Antes de ir, ya me habían dicho que los niños y niñas estaban diciendo que me echaban de menos. Y yo que también les echaba de menos, muy emocionada admití la invitación de ir a visitarles.

Llegué a la hora del desayuno, y una de las niñas se lanzó a mis brazos para saludarme. Después de saludar a todos los que conocía ( ya que había muchos que no conocía), desayuné con ellos y varias niñas me invitaron a escuchar un kamisibahi que recitaban acompañado de música. Dos niñas tocaron una canción al piano que yo misma les había enseñado, y ahí me di cuenta cómo las pequeñas cosas, las pequeñas acciones que una hace con cariño, se transmiten y se expanden como la pasión.

P1100481

Las niñas tocan el piano mientras otra cuenta la historia

La historia era sobre un perro verde llamado Pistacho, que sufre por ser distinto… y la música cambiaba según si era un momento alegre, de sufrimiento, etc… Al final un consejo perruno: “Cada uno es cada uno, y cada quién es cada quién”

Seguí por ahí, hablando con ellas con mucho cariño; varias me dijeron que me habían echado de menos, y otros me mostraron espacios y trabajos que estaban realizando; de botánica, zoología, etc..

Después de tres cambios de espacio que hubo el curso escolar pasado, ahora la escuela se encuentra en un espacio nuevo, grande, luminoso y más estable. Y me encantó ver materiales y propuestas que yo había realizado con mis propias manos, que los niños y niñas seguían usando.

Parece que una parte de mi estaba y está ahí, pero sin apego; al contrario, me encantó darme cuenta que todo el trabajo realizado tuvo y sigue teniendo un sentido, que se sigue compartiendo y transmitiendo.

¡Por eso solo quiero compartiros mi alegria!¡E invitar a cada uno de vosotros que estéis donde esteis, hagáis las cosas con pasión, con ilusión y con el corazón! porque los frutos de todas esas semillas plantadas quién sabe cuáles serán, ni hasta dónde llegarán, pero las cosas hechas de esa manera tiene frutos seguros.

Viajando escuelas por España

Hace mucho que no escribo, pero eso no significa que esté quieta o que ya no quiera continuar con el blog. Al contrario en todo este tiempo he viajado y conocido un montón de escuelas que están cambiando o en las que el cambio ya es una realidad.

Mi idea era escribir de cada una de ellas un post, pero como siempre la cabeza va más rápido que las manos, así que intentaré hacer un resumen de lo visitado:

  • Colegio Antonio de Nebrija en Murcia: Aquí llegamos hace varios meses a impartir un curso y por lo que nos contaron en esta gran escuela (desde preescolar hasta bachillerato) la  la dirección  está apoyando y coordinando en un cambio pedagógico. Para esto hace tres años comenzaron un proceso en el que se implicaba y formaba al profesorado, en el primer momento en observación. Como comentaban varias de ellas: ” Al principio era muy difícil ir a la sala de psicomotricidad y solo sentarse a observar, no estábamos acostumbradas, pero luego nos dimos cuenta de cuánto se podía aprender de ahí”.

Además tiraron tabiques para poder crear un salón Montessori por donde pasan los niños de infantil, al igual que incorporaron principios y rincones Montessori en cada una de las clases.

Ahora están en el mismo proceso con los primeros años de primaria, para lo que las maestras se están formando  y están implicadísimas tanto en la elaboración de materiales como en su uso.

  • City country school : En estas escuela pasé una mañana con las guías y amigas de taller 1, inmersa en una escuela Montessori estadounidense en el centro de Madrid. Es una escuela que cubre las etapas desde casa de niños hasta taller 2; en la que hay un repertorio de talleres muy interesantes: cocina, educación creadora, teatro, etc.what_adolescence
  • Vital Alsar en Santander

¡Qué contaros de esta escuela pública innovadora que no os haya contado ya!

  • Tximeleta: fue un verdadero regalo volver a Tximeleta después de más de 10 años. Les conocí cuando comenzaban solo con 5 niños y ahora se han mudado varias veces y son mas de 30 niñas y niños. En esta casa ubicada a las afueras de Pamplona, hay una sala para los de infantil, otra para las crisálidas (niños y niñas en transición de infantil a primaria)  y la de los de primaria… además de una sala de carplasteria ( carpintería y pláticas), música, cocina, etc…1966913_712504058772838_1798790465_n

Fue un verdadero placer pasar una mañana entre los niños y niñas y los adultos que les acompañan con una mirada muy linda hacia ellos.

Y como siempre me han encantado lo relatos de Carla os dejo con las palabras de su visita hace algunos años.

  • Montessori Vitoria : esta escuela que abrió sus puertas este curso escolar con comunidad infantil y casa de niños, dispone prácticamente de todo el material de estas etapas. Fue una mañana muy agradable disfrutando del mimo con el que ha preparado cada uno de los rincones y materiales del ambiente. Y por lo que me contaron con ganas de crecer con los niños.

P1090829

  • Galicia Montessori:  aprovechando un viaje a Galicia me puse en contacto con esta escuela y la verdad es que me recibieron con los brazos abiertos. Me contaron la historia de la escuela y tuve el placer de observar el ambiente de casa de niños, donde además del trabajo de salón tuve el privilegio de presenciar la creación del huerto o dar las gracias a los alimentos que se comen, cosa que me encanta en cualquier escuela que visito. Como siempre la presencia de la guía es la que marca la diferencia y en este caso se percibe la experiencia.

sala+CN

Este proyecto que comenzó como muchos otros con un par de madres que querían crear algo para sus hijos es uno de los que más rápido ha hecho su proceso de crecimiento, dentro de los que yo conozca. Ya que de empezar en casa de una de ellas, ahora tienen un terreno que era una antigua residencia de ancianos, con mas de 5000 m, y varios edificios.

En esta ocasión estuvimos con el equipo diseñando todo el espacio, tanto el exterior como el interior, llegando a diseñar cada uno de los rincones. Fue un proceso intenso y muy rico de reflexión y toma de decisiones con un equipo muy implicado y entusiasmado. Por eso este espacio al que recién llegan está lleno de posibilidades y oportunidades para compartir con los niños.

IMG-20160404-WA0006

(más…)