La guía

La pasión se transmite… y la pasión vuelve

Este post lo escribo desde el cariño y la emoción.

Ya he escrito sobre la pasión que se transmite… pero en este caso la pasión transmitida me ha vuelto.

Hace unos días fui de visita a la escuela donde trabajé el curso escolar pasado. Antes de ir, ya me habían dicho que los niños y niñas estaban diciendo que me echaban de menos. Y yo que también les echaba de menos, muy emocionada admití la invitación de ir a visitarles.

Llegué a la hora del desayuno, y una de las niñas se lanzó a mis brazos para saludarme. Después de saludar a todos los que conocía ( ya que había muchos que no conocía), desayuné con ellos y varias niñas me invitaron a escuchar un kamisibahi que recitaban acompañado de música. Dos niñas tocaron una canción al piano que yo misma les había enseñado, y ahí me di cuenta cómo las pequeñas cosas, las pequeñas acciones que una hace con cariño, se transmiten y se expanden como la pasión.

P1100481

Las niñas tocan el piano mientras otra cuenta la historia

La historia era sobre un perro verde llamado Pistacho, que sufre por ser distinto… y la música cambiaba según si era un momento alegre, de sufrimiento, etc… Al final un consejo perruno: “Cada uno es cada uno, y cada quién es cada quién”

Seguí por ahí, hablando con ellas con mucho cariño; varias me dijeron que me habían echado de menos, y otros me mostraron espacios y trabajos que estaban realizando; de botánica, zoología, etc..

Después de tres cambios de espacio que hubo el curso escolar pasado, ahora la escuela se encuentra en un espacio nuevo, grande, luminoso y más estable. Y me encantó ver materiales y propuestas que yo había realizado con mis propias manos, que los niños y niñas seguían usando.

Parece que una parte de mi estaba y está ahí, pero sin apego; al contrario, me encantó darme cuenta que todo el trabajo realizado tuvo y sigue teniendo un sentido, que se sigue compartiendo y transmitiendo.

¡Por eso solo quiero compartiros mi alegria!¡E invitar a cada uno de vosotros que estéis donde esteis, hagáis las cosas con pasión, con ilusión y con el corazón! porque los frutos de todas esas semillas plantadas quién sabe cuáles serán, ni hasta dónde llegarán, pero las cosas hechas de esa manera tiene frutos seguros.

Ambiente preparado III

Ya he escrito dos post sobre lo que significa un ambiente preparado, pero            por mucho que se cumpla lo anterior es necesario algo más:

De cada una de las actividades que se puedan hacer en el espacio, debe estar todo el material necesario ( desde que se inicia hasta que se recoge) y debe ser claro cómo se hacen. Esto es lo que es lo que en Montessori se llama ” Gracia y cortesía” y ” Vida práctica”.

Ahí van unos ejemplos:

– Al entrar los niños a un salón; ¿ Qué hacen con su ropa, chamarra, abrigo, etc? ¿ Hay un perchero donde lo cuelgan?¿ Cada uno tiene su lugar?

¿ Se quitan los zapatos?¿ Donde los dejan?¿Necesitan zapatillas?

Hay muchas opciones para resolver esto y dependiendo de los niños y del espacio se puede buscar la mejor opción. Pero en todo caso este lugar debe estar o antes de entrar al salón o a la entrada, para que no interfiera el resto de actividades. También hay que tener en cuenta que pueden ser muchos niños a la vez quitándose y poniéndose abrigos y zapatos, de manera que hay que diseñarlo de manera que no sea fuente de conflictos.

 

Cajones para cada niño, Casa de niños Rakara

Cajones para cada niño, Casa de niños Rakara

–  ¿ Cada uno tiene su lugar o pueden cambiar de lugar? He visto las dos opciones, cuando un niño tiene su lugar , tanto la mesa como la silla están marcadas y cuando no lo tienen los niños van buscando lugar para ponerse a trabajar, tanto en mesa como en suelo.

La disposición de las mesas y el lugar de trabajo en suelo también es fundamental para que se dé un ambiente relajado.

Y es más , para un buen trabajo en el suelo hay mesitas más bajas que las pueden colocar donde estén trabajando.

Mesitas bajas, tapetes, y bandejas que pueden utilizar los niños para su trabajo

Mesitas bajas, tapetes, y bandejas que pueden utilizar los niños para su trabajo

Ejemplo de trabajo en el suelo con tapete y mesitas bajas

Ejemplo de trabajo en el suelo con tapete y mesitas bajas

– ¿ Cómo se organizan los papeles y lápices que los niños utilizan para el trabajo?

Hay lugares donde un niño se encarga de preparar en cada grupo de mesas todo el material que puedan necesitar: lápices, tijeras, pegamento, etc.

Material preparado para cada grupo de mesas

Material preparado para cada grupo de mesas

Mientras que en otros hay un lugar donde los niños pueden acercarse a coger todo el material que necesiten.

P1040410

Cestas con colores preparadas para que las tome el que las necesite

Cestas con colores preparadas para que las tome el que las necesite

En cuanto los papeles, también debe haber los necesarios para las actividades que se vayan a hacer; por ejemplo papeles con pautas de diferente tamaño y sin pautas para escritura, y papeles cuadriculados especiales para rellenar tableros, para hacer sumas, restas, etc.

Estos pueden estar bien organizados en la zona correspondiente.

Papeles de matemáticas en la parte superior de la estantería

Papeles de matemáticas en la parte superior de la estantería

Bandejas con varios modelos de papel

Bandejas con varios modelos de papel

O pueden estar clasificados en cajones:

Cajones con papeles, zona de lápices y tapetes

Cajones con papeles, zona de lápices y tapetes

– ¿ Y los trabajos terminados? Este es un tema en el que hay muchas maneras de organizarse y en el que se puede trabajar el orden de cada uno de ellos. Ahí van unos ejemplos:

 

Trabajos en carpetas hechas de tela por los niños

Trabajos en carpetas hechas de tela por los niños

Casilleros donde cada niño tiene su archivador, cuadernos y carpeta. En la parte superior están hojas, lápices, etc.

Casilleros donde cada niño tiene su archivador, cuadernos y carpeta. En la parte superior están hojas, lápices, etc.

– ¿ Y qué pasa con la limpieza? Hay que tener bien pensado de las actividades que hacen los niños, qué tienen que limpiar; barrer, fregar el suelo, limpiar una mesa, quitar el polvo, etc. y para eso tener los materiales de una manera accesible y ordenada para los niños.

Bandejas de vida práctica de casa de niños, con todo lo necesario para la limpieza; delantales, cubos,  trapos, etc

Bandejas de vida práctica de casa de niños, con todo lo necesario para la limpieza; delantales, cubos, trapos, etc

Mesa preparada para fregar platos

Mesa preparada para fregar platos

 

Y el tema de cómo organizar la comida, es tan profundo y hay tantas variantes que se queda pendiente para otro post.

 

Y de todo estas actividades que se mencionan; limpiar, guardar los trabajos, dejar los abrigos, etc. hay presentaciones para mostrar “cómo” se hace.

Un mundo apasionante

 

 

 

 

La vida es una historia

 

María Montessori habla de educación cósmica para referirse a una educación que integra y relaciona todo el conocimiento, que nos ayuda a preguntarnos y buscar respuestas a las grandes preguntas ( ¿ Quién soy yo?¿ Y para qué estoy aquí?) por medio de la observación y la reflexión y  nos ayuda a darnos cuenta que en esta vida , en este mundo y a lo largo del tiempo, todo y todos estamos relacionados.

Es muy profundo y apasionante el tema de la educación cósmica, algo de lo que nunca dejaremos de aprender. Pero para comprender un poco más, ahí va un ejemplo, un trabajo que estamos haciendo cada semana con los niños.

Este trabajo lo hago gracias a las  fotos del maravillos fotógrafo Yann Arthus Bertrand, autor de la muy recomendable película Home.  Estas fotos se pueden descargar en  http://www.ledeveloppementdurable.fr/biodiversite/.

Aviso a los niños que vamos a ver una foto, y muestro la foto que dice ” La vida es una historia” y pregunto “¿ Por qué dirá eso?” ( nota: se establece un diálogo a traves de preguntas en función de lo que contesten los niños)

Porque la vida es una historia como la que vimos en la línea de la vida” responden los niños,

recordando la historia que contamos mostrando la línea de la vida de María Montesori.

 

 

Línea de la vida

Línea de la vida

“¿ Y cómo empezaba la vida?”

Empezaba con una célula muy muy muy pequeña

un niño junta sus dedos pulgar e índice muy apretados para mostrar lo pequeña que era esa célula.

“¿ Y después qué pasaba?”

“Se juntaban”

“¿ Y para qué se juntaban?¿ Qué hacian juntas? por ejemplo qué ves cuando juntas los dedos, observemos” le digo al niño que juntaba sus dedos

Se queda un rato mirando sus dedos de un lado y de otro, hasta que dice” La piel

“¿Y para qué sirve la piel?”

Para que no se nos salga todo lo de adentro” y se ríen al imaginarse todo su interior sin piel

“¿ Y para qué más sirve?” y le toco la mano

Y con cara de sorpresa dice: “Para sentir”

“Así que se juntaron las células y algunas crearon la piel, ¿ Y qué mas pudieron crear?”

Se empiezan a mirar unos a otros “Los ojos, que sirvern para mirar, ver

y nos miramos a los ojos los unos a los otros.

Y los huesos

“¿ Y para qué sirven los huesos?”

Para sostenernos, si no estaríamos escachados

y se empiezan a reir y a imaginarse cómo sería su cuerpo sin huesos y cómo sería su cabeza sin huesos.

“¿ Y qué veis en la foto?”

Una ballena con su cría

Leo: “La ballena, mamífero marino, amamanta a su cría. Su antepasado vivió sobre la tierra antes de regresar a la vida marina.”

“¿ Recordais dónde surgieron los mamíferos?”

En la tierra

“¿ Qué vertebrados había antes de los mamíferos?”

Primero fueron los peces, después los anfibios que salieron del agua, depués reptiles, aves y mamíferos

“Pero si los mamíferos surgieron en la tierra ¿ Cómo es que hay mamíferos marinos?”

Y una niña que conoce la historia responde emocionada:

Porque hubo mamíferos que se acercaron al agua, hasta que poco a poco las patas se le convirtieron en aletas

Muestro un libro (Animales al límite, Combel ed.) donde se puede ver el proceso en el que los mamíferos terrestres poco a poco se convirtieron en mamíferos marinos, y comentamos todo esto.

Cómo un mamífero terrestre se convirtió en marino

Cómo un mamífero terrestre se convirtió en marino

Leo: “Es en los océanos donde probablemente se encuentra la mayoría de las especies del planeta. Son poco conocidos ya que los océanos son difíciles de explorar.

“¿ Creeis que esto es así?¿ Es en los océanos donde hay más especies del planeta?¿ Y por qué son difíciles de explorar?”

Se quedan un rato pensando sobre esto, cada cual argumenta sus ideas y

llegan a la conclusión que debe ser donde más especies del planeta hay.

Sigo leyendo y extendiendo una cinta de máquina registradora donde están escritos los días de la semana: “Es en los océanos que la vida pudo comenzar hace 3,8 billones de años. Si contásemos la historia de la Vida en una semana, las primeras formas de vida habrían nacido el lunes a las 00h, las primeras plantas habrían salido del agua 6 días más tarde, el domingo a las 4h10 de la mañana. Habría que esperar a las 8h31 para ver aparecer los reptiles” A medida que lo nombramos se extiende la cinta y se escribe sobre ella.

“¿ Y cuando crees que apareció el ser humano?”

Intentan adivinar: ” a las once, a las once y media, a las doce menos cinco...”

y solamente 32 segundos antes de la medianoche habría aparecido el ser humano

Los niños con cara de sorpresa intenta escribirlo en la línea, aunque se les hace díficil poner los últimos 32 segundos.  Colgamos el trabajo en la ventana para que todos lo puedan ver.

P1070462

P1070461

Y terminan preguntando “y si los mamíferos terrestres se adaptaron al agua ¿ los seres humanos algún día nos adaptaremos?¿ podremos vivir en el agua?

Y surge un rico debate con opiniones de lo más variadas.

Y así por medio del diálogo, reflexionan en este caso sobre la historia de la vida, cada uno da su opinión, argumentan. se escuchan, llegan acuerdos, y se les abren nuevos intereses.

Nota: Y es una pena no poder transcribir todo los diálogos que se dan entre ellos, al escribir siempre se pierde la espontaneidad, la sorpresa y la alegría de los niños.

Si quieres esta foto con todo el texto en español pincha aquí y descárgatela.

La guía

Miro para atrás y me doy cuenta que he visitado y observado más de 15 escuelas.  Y en realidad aunque la mayoría se consideran en parte  totalmente escuelas Montessori, todas son diferentes; hay escuelas en el campo, pequeños pueblos y en la ciudad; hay escuelas pequeñas, de un salón por etapa y otras muy grandes, hasta de 4 salones por etapa; hay escuelas incorporadas a la SEP ( secretaría de educación pública) y otras que no; hay escuelas que cuentas con grandes recursos y otras que se las ingenian para llegar a fin de mes; hay escuelas donde las decisiones las toma el director o directora y otras en las que las toman en grupo, etc.

Pero además de esta gran diversidad, una de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido cuando, en una misma escuela, en salones similares, el ambiente que se respira en cada uno de ellos es completamente diferente. Y ahí me pregunto “¿Por qué?” en principio los materiales son los mismos y las guías conocen las mismas presentaciones. Es verdad que el grupo de niños es diferente, pero “¿Es eso lo que marca la diferencia?”

Cada adulto que acompaña a los niños, crea su ambiente; pero no solamente prepara  y coloca los materiales, sino que también es la guardiana y creadora de todo lo que pasa. Y en esto cada una somos diferentes y esta individualidad se emana por cada poro de nuestro ser:

¿A qué damos importancia?¿Y a qué no?¿Y cómo lo expresamos esto?

¿Cómo nos enfrentamos a las dificultades?¿Y a los conflictos?

¿Qué límites son importantes para nosotros?¿Cómo ponemos estos límites?

¿Qué cosas nos enfadan?¿Y cómo manejamos estos enfados?

¿Hasta qué punto creemos que hay una sola manera de hacer las cosas?¿O hay diversas maneras?

¿Cómo de importante es para nosotras tener todo bajo control?¿Estamos abiertas a la improvisación? o tal vez al contrario ¿Somos todo improvisación?

¿Y como es nuestra estructura y orden interior que se refleja hacia afuera?

¿Qué nos preocupa, dentro y fuera del ambiente?

¿Qué expectativas personales tenemos?¿Y qué expectativas de otros tenemos?

¿Cuánto confiamos en los niños? o al contrario ¿Creemos que hay que enseñarles y resolver las situaciones a las que se enfrentan?

¿Cómo es nuestro sentido del humor?¿Qué nos divierte?¿ Reimos con facilidad o tenemos una actitud seria?

¿Cómo de importantes son los sentimientos de los niños para nosotras?¿Y cómo expresamos esa importancia?

¿Qué importancia damos al trabajo de los niños?¿Y a la creatividad y actividades artísticas?

y otro montón de preguntas, que aunque no se hable de ellas, las mostramos en cada uno de nuestros actos, porque es parte de cómo entendemos este mundo, cómo nos enfrentamos a las situaciones que la vida nos da, cómo las resolvemos o nos escondemos… y todo esto lo mostramos de manera no verbal, por nuestras acciones, por la manera de estar… pero aunque no sea verbal, ahí está presente y crea la diferencia entre un ambiente y otro…

¿Y será todo esto, la razón por la que los perros se parecen tanto a los dueños?¿Porque ellos perciben, qué nos pone alegres, qué nos enfada, qué es importante para nosotros, etc.? Interesante debate…

No creo que estas preguntas tengan una respuesta correcta y otra equivocada; pero al darme cuenta de la gran influencia que tiene la guía en el ambiente, si me doy cuenta que acompañar a niños es una gran responsabilidad. Y esto solo me lleva a una autoobservación constante, y a darme cuenta de cómo hago las cosas; y esto me hace crecer cómo persona. Eso sí, todo este proceso solo lo puede hacer una misma, no hay nadie que lo pueda hacer por una.

Y para cerrar una frase de María Montessori sobre la guía

prueba1 523

En vez de aprender a explicar ha de aprender el silencio;

En vez de enseñar, debe observar;

En vez de la dignidad orgullosa de que quería vestirse para parecer infalible, ha de revestirse de humildad.

María Montessori