procesos de autonomia

Cómo comenzar una experiencia Montessori con 70 niñ@s II

Han pasado dos meses desde que comenzamos ¡Y han pasado tantas cosas!

Como os conté en Cómo comenzar una experiencia Montessori hicimos dos días de primera ronda donde presentamos el espacio y sus normas a todos los niños, organizando turnos, lo cual duró unas dos semanas.

Una vez pasado este tiempo, comienza el ritmo habitual, teniendo en cuenta que no cada día vienen los mismos niños, es decir que no hay grupos (aunque esto facilitaría mucho el día a día tanto de niños como guías).

Las niñas y niños van entrando uno a uno y deciden qué quieren hacer. Lo más habitual es que los primeros días vayan a materiales más conocidos como manualidades y juegos de mesa:

Pero sin duda hay otra actividades estrella, como usar la máquina de escribir y como dicen ellos ” cocinar”, que es ir a la zona de vida práctica donde se pueden preparar un zumo, untar una tostada, y cortar una manzana. Son momentos que disfrutan, tanto en la activadad como en la recogida. Incluso desde que se lo presentamos a una niña, no paran de pedir la actividad de limpiar cristales, para lo que llevan el cubo con todo lo necesario al espejo, se ponen el delantal y a limpiar.

Pero siempre hay alguno que da vueltas por el ambiente observando qué hay por ahí… y cómo no el gabinete de perlas y el gabinete de geometría son super llamativos, así que de esta manera se sientan en “la silla de pedir ayuda” y piden que les presentemos los materiales. Se despliegan las cadenas, se cuentan ¡Y hasta podemos hacer números cuadrados y cúbicos!

Y cómo no ¡Las fracciones atraen a cualquiera!

No conocesmo todavía mucho a los niños, ni sus intereses, ni su estado de desarrollo, pero ellos son los que nos van dando pistas; hay quien nos cuenta que le interesa el universo y los planetas, quien nos pregunta por los números ( al que le sacamo el material de perlas doradas y concreto) o que nos dice que le encantan los experimentos.

 

Hay niños que tienen las ideas claras, como un niño de 5 años, que al ver el esqueleto se coge un papel y un lapiz, acerca una mesa y dice que ” quiero estudiar el esqueleto”. Después de hablar un rato sobre él, con la ayuda de una niña lo dibujan, y cómo quieren escribir, se ayudan del alfabeto bicolor para escribir esqueleto en euskera.

La actividad trae más actividad; los niños se inspiran de otros niños o de cosas que traen de casa… aunque nosotras también llevamos propuestas. Como el pez que convive con nosotras en el espacio. Esto nos ha llevado a observar el pez, descubrir su anatomía externa, alimentarlo y cuidarlo, dibujar todo… incluso ante la pregunta de si será chico o chica, traer un pez muerto y analizar su anatomía interna con todos sus sistemas ( respiratorio, digestivo, reproductor, nervioso, etc)

Mucha, mucha actividad… tanta que es dificil ponerle palabras…

Pero lo más bonito pasa a través de todo esto… se ven niños disfrutando de lo que hacen, plenos en su actividad, concentrados… se empiezan a ver nuevas relaciones entre ellos, y cada vez relaciones de más respeto, porque lo importante es estar bien..

Y con nosotras se siente, se vive una relación de respeto también; niños que se sientan en la silla para pedirnos ayuda, que si les pedimos que hagan o recojan algo lo hacen a gusto, que acojen las propuestas con los brazos abiertos, etc…

Y cierro con una anécdota que nos llegó al corazón. Un familiar de un niño nos pide entrar ” Me han contado que los niños están muy tranquilos ahí y quiero ver si es verdad”. Entra observa y nos dice: ” No me lo puedo creer. Tenéis el cielo ganado. Fuera esperando a entrar están todos alborotados y en cuanto os ven se ponen en fila y se tranquilizan ¿Cómo lo hacéis?”
Nos reimos… nosotras no hacemos nada…pero una frase de María Montessori resume muy bien, lo que ha pasado en menos de un mes con estos niños..
“Si el niño se acostumbra a trabajar según su orden interior (en el pensamiento montessoriano la disciplina interior), enseguida accede al orden exterior, a la calma, a la autodisicplina”

Si queréis seguir el día a día en facebook voy contándolo

 

Competencias clave a través de Montessori

La filosofía y el método científico que la doctora Montessori desarrollo basándose en la observación, hoy en día ha sido avalado en su totalidad o en parte por diversas disciplinas científicas como la psicología evolutiva, la neurociencia, etc…

¿Pero qué pasa con las leyes educativas?¿Cabe Montessori dentro del sistema educativo actual? Son muchas las maestras que dicen que esta filosofía les encanta, pero que el problema que ven es la legislación y currículo actual.

Analicémoslo… yendo directamente a las leyes educativas, en este caso a la LOE y la LOMCE.

Desde la Unión Europea se insiste en la adquisición de competencias clave, que se definen como” aquellas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personal, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo

El conocimiento competencial integra:

1- El conocimiento de base conceptual: el saber decir

2- El conocimiento relativo a las destrezas: el saber hacer

3- El conocimiento con gran inflluencia social y cultural: saber ser

En este sentido en un salón Montessori  primaria cada una de las actividades, tanto presentadas como de iniciativa personal, al ser un aprendizaje activo, integran estos tres conocimientos, tanto a nivel individual como grupal, como podemos ver en este salón.

Por otro lado el aprendizaje basado en competencias se caracteriza por su trasversalidad, su dinamismo y su carácter integral.

En Montessori al tener libertad de elección, grupos de edades mixtas y ambiente preparado para cubrir las necesidades de la etapa y los ritmos e intereses individuales de cada uno,  las áreas están integradas y relacionadas desde una visión cósmica, el aprendizaje competencial es un proceso de desarrollo dinámico e integral.

En cuanto a las estrategias metodológicas se debe partir de una planificación rigurosa de lo que se pretende conseguir, se debe ajustar al nivel competencial inicial de los alumnos, y se debe secuenciar la enseñanza de tal modo que se parta de aprendizajes más simples para avanzar gradualmente a otros más complejos.

En ese sentido el guía Montessori tiene una larga formación en la que puede estructurar su mente, de manera que conozca todos los materiales y presentaciones con su propósito directo ( u objetivo) y la secuencia lógica en la que usar estos materiales. Esto permite que el guía por medio de la observación se pueda ajustar a cada alumno o grupo de alumnos a su nivel y ritmo y así saber qué mas le puede ofrecer después, en esta secuencia que va desde lo concreto y simple hasta lo abstracto y más complejo.

P1070712

Cada material tiene un propósito o varios y una secuencia lógica que el guía conoce

El docente es un orientador, promotor y facilitador del desarrollo competencial  en el alumnado; deben enfocarse en la realización de tareas o situaciones-problema, que el alumnado debe resolver haciendo uso adecuado de los distintos tipos de conocimientos, destrezas, actitudes y valores; también debe tener en cuenta la atención a la diversidad y el respeto por los distintos ritmos y estilos de aprendizaje tanto a nivel individual como cooperativo.

En Montessori al docente se le llama guía, ya que es la palabra que mejor describe su labor, es una persona que guía el proceso del niño, basándose en la observación, sin adelantarse a sus descubrimientos y siempre dando lo justo para que el proceso de aprendizaje y de ganar autonomía lo realice el alumnado. Según su observación propone actividades o presentaciones con un objetivo, tanto a nivel individual como grupal que los niños resuelven de la manera más autónoma posible, ya que en Montessori se presenta “una dificultad a cada paso”. De esta manera se considera a cada alumnos como único y diferente, habiendo una atención a la diversidad y ritmos de aprendizaje total. Como ejemplo aquí hay un día en una clase de primaria, un día único, porque cada día lo es.

Las metodologías deben ser activas y contextualizadas. Las metodologías que contextualizan el aprendizaje y permiten el aprendizaje por proyectos, los centros de interés, el estudio de casos o el aprendizaje basado en problemas, favorecen la participación activa, la experimentación y un aprendizaje funcional que va a facilitar el desarrollo de las competencias, así como la motivación de los alumnos y alumnas al contribuir decisivamente a la transferibilidad de los aprendizajes.

Se puede considerar a María Montessori como la creadora de las pedagogías activas y del aprendizaje por rincones, ya que en esta filosofía el ambiente preparado (que incluye los materiales, los niños y a la guía) es fundamental para el proceso de desarrollo. De esta manera además de todas las actividades que se pueden trabajar con los materiales Montessori, se puede trabajar por proyectos según los intereses de los niños. El año pasado surgieron proyectos como cocina, salidas, mercadillo, teatro, viaje de fin de curso, etc.

Una salida es un proyecto propuesto por los niños donde desarrollar todas la competencias clave

Una salida es un proyecto propuesto por los niños donde desarrollar todas la competencias clave

También se habla sobre el uso del portfolio, como herramienta motivadora para el alumnado que potencia su autonomía y desarrolla su pensamiento crítico y reflexivo.

En primaria hay distintos tipos de portfolios o cuadernos de bitácora, según el niño, así como encuentros con cada niño o tutorías donde hablar con el sobre su proceso de aprendizaje.

Y al ser una pedagogía basada tanto en la responsabilidad individual como grupal, las asambleas son el lugar donde desarrollar todas las competencias clave a nivel colectivo.

Resumiendo, la filosofía Montessori cubre en su globalidad todo el trabajo competencial recogido en la ley Española, por orientación de la Unión Europea, de una manera transversal, dinámica, integral y atendiendo a la individualidad y diversidad del alumnado, siendo las siguientes la competencias clave:

a) Comunicación lingüística

b) Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología

c) Competencia digital

d) Aprender a aprender

e) Competencias sociales y cívicas

f) Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor

g) Conciencia y expresiones culturales

Se podría hacer el análisis de cómo se desarrolla cada una de estas en un ambiente Montessori… a ver si me animo…

¿Qué opináis?

Ganando autonomía: COCINA 1

El día a día está lleno de oportunidades de ganar autonomía, superar retos, organizarnos, trabajar en equipo, llegar a acuerdos, calcular, anotar, etc..  por supuesto en cuanto surge alguna desde el interés de los niños , la llevamos para adelante, por complicada que pueda parecer.

Al cambiar de espacio y ver la gran cocina industrial de la que disponemos ahora los niños piden cocinar en una asamblea. Nos reunimos para que cuenten qué es lo que quieren y dicen que quieren cocinar todos el mismo día, para que ese día haya una gran comida. Después de grandes debates sobre cómo organizar los grupos de 3 en 3, se reparten quien va cocinar la parte salada y quien la dulce. Los adultos nos damos cuenta que cuatro grupos cocinando un mismo día es demasiado, por lo que les proponemos que cocinen dos grupos un jueves y otros dos el siguiente, lo cual aceptan, ya que se dan cuenta que es mas realista.

Cada grupo se junta cada cual con su papel y lápiz y lo primero ponen de acuerdo sobre qué quieren cocinar. Para algunos esto es tarea fácil, como para el grupo que decide cocinar empanadillas de atún y tomate, pero para otros es una larga tarea de llegar a acuerdos, como las niñas que debaten  un largo rato sobre  si cocinar gofres o crepes, defendiendo cada una su postura.

Después deciden cuánto van a cocinar : ” Yo creo que 3 empanadillas para cada uno, si somos 15 ¿Cuántas tendremos que hacer?” y comienza a calcular cada uno a su manera o como pueda, siempre desde una situación real. Reconozco que en este momento me sorprendió un niño que hasta ese momento no había realizado apenas cálculos matemáticos, cómo se puso a hacer dibujo e intentar calcular.

Tomando nota y calculando las empanadillas

Tomando nota y calculando las empanadillas

Cada grupo se organiza y quedan que al día siguiente traerán la receta y ser reunirán para seguir con los cálculos. Así, por respeto a sus compañeros hacen un gran esfuerzo por traer la receta o lo que se hayan encargado.

Una vez que tienen la receta, la leen, pero como la receta es para 4 hay que calcular cuántos ingredientes harán falta para 15.

Leyendo la receta

Leyendo la receta

” Hace falta 1 taza y 1/2 para 4 personas ¿ Cuántas serán para 15?” Estas niñas ya conocen las fracciones por lo que cogen material y lo calculan.

Una taza y media cuatro veces

Una taza y media cuatro veces

...son 6 tazas

…son 6 tazas

Y continúan calculando todos los ingredientes para 15 o 16 personas. Cuando ya tienen todos los ingredientes cada una elige lo que va a traer de manera que entre todas se encargan de traer todo.

Cada uno de los niños en su casa tiene la responsabilidad de buscar lo que necesita y traerlo, y si algún niño no ha venido entre ellos se encargan en avisar.

¡Y llega el día!¡Qué nervios! Primero baja el grupo de las empanadillas a la cocina y ahí empieza toda su tarea de mezclar, extender, rellenar empanadillas, contar, meter al horno, y calcular el tiempo.

Haciendo las empanadillas

Haciendo las empanadillas

Y en cuanto están en el horno baja el grupo de los crepes, que hace su mezcla y comienza a hacer crepes… aunque no es tarea fácil hacer 45 crepes… da tiempo hasta de aprender a darle la vuelta en el aire…

Dando vuelta a los crepes...ay que se me cae

Dando vuelta a los crepes…ay que se me cae

Y en cuanto todo está listo…preparamos la mesa y a comer…mmmm. ¡Qué rico!

Pero sobre todo ¡Qué alegría y satisfacción hacer lo que uno quiere, lo que uno decide! superando paso a paso las dificultades que surjan, siendo más autónomos cada vez, ganando herramientas para hacerlos yo solo.

Tan interesante es todo este proceso para los niños, que después de decidir qué iban a cocinar los niños, me llama una madre ( un abrazote E.) diciéndome que se va a ir a la playa unos días, pero que su hija no quiere ir, porque se ha comprometido a cocinar con el grupo y busca todas las manera posibles, para no ir a la playa, quedarse, ir al cole y cocinar.

Porque cuando los niños deciden, y se hacen responsables de su propia aprendizaje, compartiéndolo con sus compañeros ¡Mola ir al cole!

 

En próximos posts contaré el siguiente menú: pollo con patatas y bacon, y gofres…. ¡Y como los niños mayores tienen mucha mas autonomía!…. subscríbete si no te lo quieres perder