Artículos

En el periódico BERRIA: “Preparando el ambiente, para ganar autonomia”

“Preparando el ambiente, para ganar autonomia”

Gracias a una preparación adecuada del ambiente, se busca la autonomía de los niños en esta ludoteca Montessori de Huarte. No solo eso; se busca la eliminación de dependencia al adulto y que el niño se haga cargo de su proceso de desarrollo.

Desde hace año la asociación y aula de naturaleza Txubindo organiza actividades para niños y hace 9 años crearon la ludoteca firmando un acuerdo con el ayuntamiento de Huarte.  El último año se ha dado un cambio, el más marcardo; antes era una ludoteca ( con espacios de manualidades, juegos, juego simbólico, etc), y ahora se ha incluido todo un ambiente Montessori.

Ainara Muruzabal, maestra y guía Montessori, tiene más de 10 años de experiencia en escuelas alternativas, y después de viajar y vivir en otros paises ha decidido traer todo a Nafarroa: ” Me puse en contacto con el ayuntamiento de Huarte y les pareció un idea bonita la de la ludoteca Montessori”.

Como consecuencia de esto, se puso manos a la obra,  junto con las educadoras del aula de naturaleza Txubindo y desde el curso escolar pasado los niños tienen una nueva ludoteca en Huarte. ” Ha sido un proceso muy bonito. Teníamos 70 niñas y niños, que no tenían ningún contacto con Montessori ni con esta manera de funcionar. Aun así, en poco tiempo hemos visto cambios; hemos visto que los niños y niñas son más autónomos, se respetan mutuamente y respetan los límites” dice la educadora Ainhoa Otazu.

En la primera ludoteca tenían un área para manualidades y para jugar. Ahora la ludoteca es diferente; los juegos tienen su importancia, pero los niños y niñas tienen muchísimas más oportunidades de hacerse cargo de su propio desarrollo y aprendizaje. Antes el aula estaba llena de materiales y juguetes; ahora los materiales no son tantos, pero tienen un objetivo y propósito concreto. Hay materiales para cubrir las necesidades e intereses de cada uno de los niños y niñas, separados en diferentes áreas: vida práctica, manualidades, juegos de mesa,  material sensoria, biblioteca, ciencias, experimentos, matemáticas, lengua…

” Tienen la oportunidad de ser veraderamente autonomos y se ve que están a gusto, que cada cual encuentra su lugar. Por ejemplo pueden hacerse un zumo de naranja o bombones. También tienen un rincón de experimentos.” explican las responsables.

En los espacios Montessori la observación es verdaderamente importante. “Se observan las actividades de los niños y niñas, y en función de eso se organiza el aula. Por ejemplo, si algo no funciona en el aula, en vez de culpar al niño, veremos si es cuestión de que no esté bien organizado o que el material no sea el adecuado” explica Muruzabal.  “Antes de este cambio había mas conflictos en el aula; ahora cada uno tiene su actividad y no se aburren” dice Otazu.

En opinión de las dos educadoras uno de los cambios más importantes es que los niños y niñas son capaces de hacer sus actividades solos, sin ayuda, desde el principio hasta el fin: “Yo he hecho mi propio zumo de naranja, dicen los niños. O se pasan horas limpiando cristales o barriendo. ¡Eso antes era impensable!” Por eso, en vez de llevar a los niños y niñas de la mano, se busca lo contrario en la ludoteca de Huarte; que los niños sean independientes y autónomos. “No estamos encima de ellos y el ambiente es muy tranquilo. La familias cuando vienen a buscar a los niños se quedan alucinadas con eso”:

El ayuntamiento de Huarte también ha valorado positivamente la ludoteca. ” Para nosotros ha sido un reto, ya que no teníamos experiencia en este tipo de ludoteca, pero la acogida ha sido muy buena.” ha admitido Edorta Belzunegui el suplente del alcalde.

Más interés en educación

Muruzabal estuvo en México y allí conoció de primera mano escuelas Montessori con larga trayectoria. Lo aprendido lo está poniendo en práctica en el aula y con otros profesores en la ludoteca de Huarte, ya que en este mismo espacio los profesores de la escuela pública reciben formación. El departamento de Educación y el ayuntamiento de Huarte, acaban de firmar un acuerdo para crear este aula de pedagogías activas en este pueblo.

Según Muruzabal en la escuela pública se empieza a notar el cambio y hay interés en las pedagogías activas. “Hace unos 5 años, apenas nadie hablaba de esto, pero ahora la gente está dispuesta a tratar el tema y poco a poco  está cambiando la mirada hacia la educación.” Como subraya Muruzabal, precisamente estas pedagogías son muy adecuadas para trabajar la diversidad del alumnado. Y en Huarte están dando pasos en nuevo camino. (más…)

¿Y en España?.. La educación está cambiando

Llevo más de 10 años investigando y conociendo proyectos de educación alternativo y creedme ¡Ahora es un momento maravilloso!¡Muchas cosas se están moviendo en España!

Hoy en día, es bastante común encontrar a alguien que decide parir en casa, que busca una crianza mas natural, que habla de una educación más respetuosa ( tanto en el sistema como fuera de él), del homeschooling…. Hoy en día hay cursos y talleres sobre todos estos temas, y en las redes sociales se habla constantemente de esto. Cosa que hasta hace unos pocos años, ni se escuchaba.

Como muestra un botón; aquí va cierta información interesante:

– Por un lado una noticia que últimamente está mucho en las redes:  los jesuitas de Cataluña han innovado totalmente su sistema en algunas clases; como dicen sin asignaturas, sin libros de texto y sin exámenes. En la que quieren que el estudiante sea el centro de aprendizaje, es decir, revolucionan sus aulas.l

 

– Pero por lado no son ellos los únicos; hay muchas escuelas públicas que llevan ya un trabajo hecho desde hace años. Hay esperanza: la educación pública puede cambiar

Muchas de ellas trabajan por proyectos, lo cual elimina las asignaturas como el Sils.

Y hay un montón de trasteadores más, que podemos encontrar en trasteando en la escuela, web de la que formo parte y apoyo.

 

– Y por último, por no decir lo primero, (ya que estas iniciativas educativas surgieron mucho antes que lo anterior), hay un montón de proyectos educativos alternativos a lo largo de toda la península:

Ludus: Listado de escuelas libres, Waldorf, Montessori

Y como siempre Cataluña a la delantera con su propia red y un montón de proyectos: Xell

 


 

¿ Conoces algún proyecto interesante más?

¿ Os unís al cambio?  Subscríbete si quieres recibir todos los posts

Ideietatik ametsak errealizatu (a partir de las ideas, realizando sueños)

Errealitatetik ideiak amestu,

ametsetatik errealitatea ideiatu,

ideietatik ametsa errealizatu.

Kashbad

(Partiendo de la realidad sonar ideas,

partiendo de los sueños idear la realidad

partiendo de las ideas realizar los sueños)

Una idea: hacer un viaje visitando escuelas y escribir un blog para compartir mi experiencia.

Pero ¿Por donde empiezo? ¿ Cómo organizo este viaje?¿ Qué escuelas visito? ¿ Qué priorizo? ¿Cómo me muevo?

Y todo esto teniendo escasos recursos económicos.

Pero ninguna de estas preguntas ni límites me echó para atrás. Al contrario, en un país donde la gente es muy cercana y está dispuesta ayudarte, yo hablaba con unos y otros, contaba mi idea, mis ganas de hacer, mandaba mails, llamaba por teléfono… y así poco a poco, paso a paso, el viaje se ha ido haciendo solo. Verdaderamente ha sido mucho más fácil de lo que nunca me hubiera imaginado, es como si solo tuviese que estar abierta a recibir las señales del viaje y dar el siguiente paso. Un paso me llevaba a otro, y otro  a otro; y eso que casi nunca sabía donde estaría al día siguiente, qué escuela vería, ni donde dormiría…pero cuando me dí cuenta que todo salía y dejé de preocuparme, todo fluyó todavía más… Y una de las mayores enseñanzas del viaje ha sido; que el resultado ha sido mucho mejor ,  más rico y me ha aportado más a todos los niveles de lo que nunca me hubiera podido imaginar; porque no podemos imaginarnos lo que no está en nuestra cabeza, no podemos controlar todo de antemano; y justo esto, tener la mente un poco abierta permite que ocurra lo inimaginable.

Nunca imaginé que en cada escuela que visitaba me iban a ofrecer alojamineto y comida ( lo que fue un gran apoyo a mi economía); nunca imaginé que iba a dormir desde un convento de monjas, a una mansión; nunca imaginé toda la gente linda que me iba a encontrar por el camino, que con una simple sonrisa o compartir una plática, me iba a aportar tanto , porque yo tengo algo de ellos, al igual que ellos tienen algo de mi, porque yo podría se cualquier de ellas; nunca imaginé que nunca terminaría de probar comida nueva en México y que el maiz podía ofrecer tantos platos y gustos ( desde los tacos, tlayudas, garnachas, pozole, y un largo etc); nunca imaginé que iba a bailar tanta salsa, cumbia y zapateado o que iba a haber un concierto de Amparanoia en el mismo pueblo donde yo estaba; nunca imaginé una diversidad de paisajes y gentes tan grande como tiene México…. y otras tantas cosas.

Y tantos aprendizajes que he tenido, también me ayudan a entender cuales son los procesos de aprendizaje, por los que todos pasamos y también los niños. Este video lo cuenta muy claro (pincha en la imagen):

zona de aprendizaje

Yo salí de mi zona de confort, por un sueño que tenía, y de verdad que el aprendizaje fue enorme…

Seguro que ahora viene otra fase de aprendizaje, diferente… que seguiré contando en el blog, porque me doy cuenta que  a este lado del charco hay muchas cosas que contar.

Yo os invito a que realicéis vuestros sueños, porque ¡Si se puede!

Otra educación; mejor y posible. Educación zapatista

San Cristóbal de las Casas, Chiapas. ¿Cómo me voy a ir de México sin regresar a ese maravilloso lugar, donde la mezcla está en cada esquina y todo es posible? ¡No! ¡Para allá que me voy! Aunque apenas me queden dos semanas.

Aquí está la realidad zapatista que ha traído a gente de muchos rincones del mundo; esa realidad zapatista que nos ha demostrado que la autonomía es posible a muchos niveles.

¿ Y cómo será la educación a los 20 años del levantamiento? No llego a las comunidades zapatistas, pero conozco a mucha gente que me lo comparte. Y quien mejor para explicar  su propia realidad que ellos mismos. Ahí va un artículo:

Sin aceptar dinero ni maestros del gobierno, las comunidades indígenas han construido más escuelas y educado a más niños que nunca antes • Los zapatistas muestran al país y al mundo su sistema de escuelas autónomas por Amber HowardCuando el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) empezó la fase pública de su lucha en la víspera de año nuevo de 1993-94, enarboló 11 demandas, una de las cuales era “educación” (las otras eran: trabajo, tierra, techo, alimentación, salud, independencia, libertad, democracia, justicia y paz). Trece años después, habían visto esa demanda cumplida como nunca antes en los altos y las selvas de Chiapas. Pero no fue el gobierno mexicano ni institución alguna los proveedores. Lo hicieron por su propia cuenta.

Antes de la rebelión en estas tierras rurales de México las escuelas, que eran de las más pobres, se encontraban muy alejadas y eran muy pocas, pero ahora las comunidades zapatistas han creado nuevas escuelas, entrenado maestros de sus propias filas y ampliado el alcance del tipo de educación que reciben sus hijos. Y lo hicieron sin aceptar ni un peso del gobierno.

El 31 de diciembre de 2006, miles de zapatistas y visitantes de todo México y el mundo se encontraron en la montaña, en el poblado de Oventic, para la Reunión de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo, que tuvo una sesión entera dedicada a “La Otra Educación”, en la que autoridades civiles de diversos puntos del territorio zapatista explicaron lo que han hecho y lo que esperan hacer en el futuro.

La idea central detrás de la creación de la Otra Educación es enseñar a los jóvenes la historia, el lenguaje y la cultura del pueblo, así como prepararlos para proveer a su comunidad, algo que el gobierno nunca logro hacer. Los representantes Lucio y Magdalena hablaron del Caracol II (“caracol” es el término utilizado para describir los cinco centros de buen gobierno de los poblados zapatistas), con sede en Oventic. Explicaron: “Debido a la pobre calidad de la educación del gobierno, hemos empezado a crear nuestra propia educación. El modelo educativo del gobierno servía solo para destruir a la madre tierra y a toda la humanidad, para desarrollar estudios que favorecían los intereses de los poderosos.”

Ellos quieren un modelo educativo que mantenga a sus jóvenes cerca de sus comunidades y que sean productivos para el bien común. “El gobierno no nos dio nuestras escuelas, nosotros mismos tuvimos que construirlas, desde 1998. Estas escuelas no son reconocidas por el gobierno. Son para nuestra gente aquí en la selva. Nos ha costado mucho, pero están creciendo”, dice Gustavo, del Caracol III, con sede en La Garrucha.

Saul, un educador zapatista, describe cómo después de 1994 los maestros del gobierno seguían tratando de venir a los territorios autónomos en rebeldía, pero ahora como espías. “Vamos a ver lo que están haciendo, esos zapatistas. ¿Que tipo de movimiento tienen allá?” Llegaban con provisiones conseguidas con el ejército, usaban los helicópteros para traer materiales escolares, etc. “Dijimos, «Ya basta. Esto no está bien»”, recuerda Saúl.

“No ha sido fácil, nosotros mismos no sabemos leer. Pero estamos mejorando y aprendiendo todo el tiempo. Ahora podemos enseñar nuestra cultura, nuestra lengua y nuestra historia.” Estos son los inicios humildes de la Otra Educación.

Aunque la creación de una educación autónoma trae sus retos, los comandantes zapatistas dicen que se forma desde abajo, por la gente de las comunidades, aprendiendo mientras avanzan. “Aprendemos mientras caminamos, codo con codo con nuestra educación”, explica Concepción del Caracol V, con sede en Roberto Barrios. “Empezamos a pensar, ¿cómo sería una educación propia?”

Uno de los aspectos más importantes de la Otra Educación es recuperar los valores culturales, las formas de hablar y entender a los demás dentro de las comunidades. Esto es algo que se perdió con la educación gubernamental y que provoca mucho entusiasmo en la gente ahora que se vuelve a hacer, especialmente mediante las lenguas Tzotzil, Tzeltal, Tojolabal y Chol, entre otras. Es esencial que las clases sean enseñadas en la lengua nativa, no solo por su importancia cultural, sino porque esta es la lengua hablada principalmente en casa y la que mejor pueden entender los niños.

Según explica Lucio, graduado local de 18 años: “Hablamos nuestro propia lengua. Estamos en resistencia. Nuestra educación nos enseña que es el neoliberalismo, que significa ser autónomo. Los maestros del gobierno faltaban frecuentemente, porque decían que no se les pagaba bien. Nos trataban de decir que solo buscáramos trabajo, que no lucháramos o resistiéramos contra el gobierno. Pero nosotros creemos que hacemos todo para todos. Tenemos que hacerlo juntos.”

Además de la importancia de aprender sobre la historia, cultura y lengua locales, los representantes del Caracol III también mencionaron la necesidad crítica de estudios ambientales y de igualdad de género en la educación. “El medio ambiente es la fuente de la vida. Debemos aprender sobre la conservación de la bio-diversidad. Creemos en una educación ambiental que promueva el cuidado de nuestra Madre Tierra de una manera reflexiva, crítica y consciente. Queremos enseñar soluciones. También queremos que nuestros niños aprendan acerca de la libertad, la dignidad y a valorar a los seres humanos, tanto hombres como mujeres.”

Las cuatro áreas de estudio principales en la Otra Educación son: • Historia: de la región local, la lucha zapatista, México y el mundo • Lenguas: lenguas locales y español • Matemáticas y, • Agro-ecología: como cuidar el medio ambiente mediante prácticas de agricultura orgánicas y el rechazo de las semillas transgénicas, entre otros métodos.

Los estudiantes también aprenden modos para proveer a sus comunidades mientras asisten a la escuela, tales como el mantenimiento de jardines, cómo producir granos, problemas con la tierra y cómo criar animales como pollos, ovejas y cerdos. De esta manera aprenden conocimiento práctico y obtienen un ingreso para apoyar a los “promotores de la educación” (así llaman los zapatistas a los maestros), que son locales, no reciben salario y hacen su trabajo por su deseo de elevar la consciencia de sus comunidades.

Los promotores son nativos de las comunidades en las que enseñan. Por tanto entienden la cultura, la lengua nativa y la historia, y pueden impartirlos a sus estudiantes, en lugar de que alguien de afuera traiga sus modos de ser y perspectivas culturales. De esta manera la comunidad puede decidir que aprenden los estudiantes.

“Antes teníamos maestros de gobierno. Vimos que no estaban enseñando lo que queríamos que aprendieran nuestros niños. No era más que otra herramienta del gobierno federal”, describe Saúl del Caracol I.

Los representantes del Caracol IV agregan: “Los maestros del gobierno no enseñaban sobre nuestra cultura y nuestra lengua. Así que nosotros como comunidad y como padres empezamos a organizarnos mediante reuniones con otros zapatistas para planear la Otra Educación. En estas reuniones acordamos sacar a nuestros niños de las escuelas del gobierno y nombrar nuestros propios promotores de la educación.”

Estos promotores son entrenados por profesionales, para luego pasar a entrenar otra generación de promotores locales de sus comunidades. Es importante notar que estos promotores están aprendiendo al mismo tiempo que sus estudiantes. No es el tipo de educación en la que el maestro lo sabe todo y los estudiantes nada. Más bien, ellos son promotores, gente dentro de la comunidad comprometida con promover diferentes tipos de trabajo y conocimiento.

Como un representante del Caracol I describe: “Hemos creado 72 nuevas escuelas autónomas y entrenado a 20 promotores educativos. Estos 20 promotores por su parte han entrenado otros 80 promotores, convirtiéndose en la primera generación de nuestra educación autónoma. Ahora estamos en la 3era generación de promotores y tenemos 147 promotores trabajando con 1,726 estudiantes.”

Dentro de las escuelas, los estudiantes no están organizados por grados, ni son evaluados por exámenes, ni se les dan calificaciones finales, la práctica típica en las escuelas del gobierno. En lugar de eso, si hay muchos promotores en una comunidad en particular, los niños son divididos por edad y nivel de conocimiento. Pero en muchos casos hay solamente un promotor por comunidad y no hay división de estudiantes, sino un solo salón multi-nivel en el que los estudiantes más viejos también le enseñan a los más jóvenes. Esto es muy diferente a las escuelas del gobierno, donde en muchas ocasiones se marginaba a los niños indígenas, se burlaban de ellos y eran castigados por hablar su lengua nativa. No había ninguna apreciación de la riqueza de las diferencias de las personas y sus diferentes formas de ser.

El concepto de trabajo colectivo es uno de los principios más importantes de la vida zapatista. Cada miembro de la comunidad hace un trabajo y los resultados son compartidos, incluyendo la siembra, el transporte, la educación, etc., describe Jesús del Caracol IV. “En lo que nosotros creemos es en el colectivismo, en apoyar nuestra comunidad como un todo. Queremos que nuestros niños sepan esto y que despierten al valor de la vida, y al lugar que ocupan en el mundo. Los niños pierden su cultura cuando van a la escuela y aprenden cosas que no van con su forma de vida.”

En contraste, con las escuelas del gobierno cada persona es motivada para salir adelante por el o ella misma, lo que usualmente quiere decir buscar trabajo muy lejos en la ciudad o con alguna empresa grande. “Nuestros niños no van a la ciudad a seguir trabajando en sus trabajos individuales, sino que empiezan a apoyar a la comunidad cuando se gradúan”, insiste un representante del Caracol IV.

Para los zapatistas, esto quiere decir que los estudiantes, cuando terminan la secundaria, se enfocan en las necesidades urgentes de la comunidad y ayudan a educar a otros. A los estudiantes se les enseña a generar productos y comida, dándoles trabajo en la siembra, las artes, la salud, lo que necesite la gente del área, y no lo que se necesitará en un remoto futuro.

Dado que la educación autónoma no es reconocida fuera del territorio rebelde, los graduados no pueden continuar sus estudios. Como recuerda Diego, un padre de familia: “Mi hijo se graduó el año pasado de la Escuela Secundaria Rebelde Autónoma Zapatista de la zona, la primera creada en territorio rebelde, en Oventic. Quería seguir estudiando, pero como no pudo, terminó trabajando en la primaria como maestro.” Uno de los sueños más grandes de la Otra Educación es tener un día bachillerato y universidad autónomos, para que los estudiantes puedan profundizar su educación.

Aunque las comunidades han continuado proveyendo la Otra Educación a sus niños con pasión, no han faltado las luchas. Muchos adultos no saben leer ni escribir. Por esta razón es difícil encontrar promotores de las mismas comunidades. También en muchas ocasiones los promotores no pueden seguir enseñando o entrenando a otros. Debido a la necesidad de ver por sus familias, comprar ropa o comida, pocos completan el entrenamiento, dejando a muchos sin educación consistente.

Otra dificultad es la falta de recursos. Una vez que se decidió construir todo desde abajo, sin ayuda del gobierno, ha sido una lucha frecuente juntar los materiales necesarios para construir escuelas y proveer a los estudiantes. “Tenemos mucho que queremos construir, pero no podemos por falta de recursos.” Pero vale la pena con tal de tener la libertad de una educación autónoma, dicen representantes del Caracol IV. “Podemos dar clases a nuestros niños en una casa o debajo de un árbol, no importa. No necesitamos más dinero del mal gobierno. Nosotros vemos como ayudar a nuestros promotores y así ayudar a toda la gente de la comunidad.”

Patricia del Caracol III habló de como todo es construido por la gente, inclusive escuelas con techos de paja y lámina. El compromiso de la comunidad es en realidad la base de la Otra Educación. Los padres mandan raciones de frijol, maíz y leña con sus niños para que puedan tener la comida que necesitan mientras están en la escuela. Muchos grupos internacionales han apoyado al movimiento zapatista dándoles alguna fuente de ingresos para crear más escuelas, incluyendo grupos de Noruega, Suiza, Dinamarca, Grecia y los Estados Unidos, entre otros.

La Otra Educación está basada en la construcción de un nuevo mundo, que valore el ser y no el tener. Los zapatistas creen en ser realistas: averiguar lo que la comunidad realmente necesita para su propia liberación, educando a los estudiantes sobre este descubrimiento.

A pesar de todas las carestías y retos, como la Comandante Concepción del Caracol IV resume: “La educación aquí es la nuestra. Como zapatistas, empezamos a organizarnos aquí en nuestro territorio y nos ha causado problemas. Pero es que no es lo mismo, la educación que da el gobierno, y nos empezamos a dar cuenta de esto. Nos obligaban a aprender lo que se les daba la gana, y nosotros empezamos a resistir. LA educación que le estaban dando a nuestros niños no era buena. Teníamos que hacer el cambio, crear la Otra Educación.”

El diálogo con representantes de los diferentes caracoles fue uno de las primeras muestras públicas, para muchos, del mundo autónomo y rebelde de las comunidades zapatistas. Con una audiencia tan nutrida de gente de todo el mundo que no cabía en la escuela, la reunión se tuvo que mover afuera para que hubiera más espacio. Fue una oportunidad el ver la mezcla de los enmascarados locales con complicados bordados y los estudiantes, maestros y demás que venían de todas partes del mundo, todos juntos para ser testigos de la presentación de una alternativa al sistema gubernamental capitalista, a lo que puede lograrse cuando la gente de abajo se une para proveer a su propia comunidad.

Mucha gente, incluyendo a Beatriz Gutiérrez, una maestra indígena de Oaxaca, estaban ansiosos por ver estas presentaciones en el siguiente nivel. “Quiero ver más allá de las palabras y ver como es en realidad en el salón de clase.” Sugirió tener una reunión específicamente educativa, en la que los maestros se junten con un grupo de 15 estudiantes, y muestren sus formas de trabajar en sus salones de clase, para crear otra forma de entrenamiento. Otros propusieron reuniones en grupos más pequeños para aprender de las variadas experiencias de todos los participantes.

No obstante, como Gustavo, un zapatista local, lo puso: “No hay ningún estándar, ningún libro que pueda ser escrito sobre la manera correcta de enseñar en todo el mundo. Cada comunidad es diferente. Nosotros seguiremos aprendiendo, para compartir nuestro modo con los que vengan a escuchar.”

Y otro artículo interesante:

http://otra-educacion.blogspot.com.es/2014/06/maestros-indigenas-en-busca-de.html

 

¿Qué es educación para mí?

En la visita a Montessori de los Ángeles en Puebla, me comentan que esa tarde hay una plática con una conferencista con los papás. Me comentan que una vez al mes tienen reuniones con los papas sobre diferentes temas, para reflexionar juntos y resolver dudas.Edit visibility

Decido quedarme a la plática aunque sea un ratito. Y comienza con la siguiente pregunta:

“¿Qué es educación para mi?”

Esta es una pregunta que nos deberíamos hacer no solo los que trabajamos con niños, sino todo el que esté en relación con ellos, es decir, los padres y madres también.

” Lo que se transmite de generación en generación,( cómo nos relacionamos con otros, las tradiciones, las recetas de cocina, etc) es la esencia de la educación, pero de todo esto ¿Qué quiero conservar y transmitir?¿Qué quiero transformar?” y para contestar estas preguntas, podemos preguntarnos “¿De qué me quejo de mis papás y de lo que me dejaron?¿Qué quiero transformar?

Y una vez que cada uno a contestado estas preguntas, nos lanza la siguiente pregunta: “¿Cuál es mi jerarquía de lo que quiero educar?” Cada uno tiene su propia respuesta: la justicia, respetar la esencia del niño, el  amor, seguridad y confianza en uno mismo, etc.

Cuando cada uno responde esta pregunta, nos lanza otra pregunta “¿Cómo hago esto?”, por ejemplo: ¿Cómo digo que respete a otro?¿Cómo muestro la justicia?…¿ Es con comunicación verbal o no verbal?¿Creando hábitos y rutinas?¿ Con el ejemplo?¿Hay consecuencias o castigos?

Y así cada uno va buscando sus propias respuestas y reflexionando sobre todas estas cuestiones…

Algo muy interesante para todas y todos, ya que la educación está por todo, en todo momento y lo impregna todo.

Varios reconocidos Montessori

Famosos empresarios, escritores, artistas y científicos atribuyen a la educación Montessori su espíritu libre y emprendedor. Entre ellos están Sergey Brin y Larry Page, fundadores de Google, quienes al ser entrevistados en 2004, como dos de las personalidades más fascinantes de ese año, destacaron que gran parte de su éxito lo debían a su pasado en las aulas Montessori, donde aprendieron a ser autodidactas, con iniciativa propia y a pensar por sí mismos, lo cual les dio libertad para seguir sus propios intereses.
Otros montessorianos fueron:
• Gabriel García Márquez, escritor ganador del Premio Nobel de Literatura 1982.
• Jeffrey P. Bezos, creador de Amazon.
• Jimmy Wales, fundador de Wikipedia.
• Jacqueline Kennedy Onassis, editora y ex-Primera Dama de Estados Unidos.
• Katharine Graham, dueña y editora del Washington Post.
• Anne Frank, autora del famoso diario sobre la Segunda Guerra Mundial.
• Peter F. Drucker, Management Guru.
• Julia Child, chef famosa, autora de numerosos libros de cocina.

Montessori no es una comida italiana

“Se suman a otros muchos pequeños milagros que Montessori nos regala todos los días como el que civilizadamente se organicen para tomar su refrigerio, compartiendo mesa y conversación; como convivir en el aula con niños de diferentes edades; como el saber mover una silla sin hacer ruido; como el ayudarle con un material a su compañero más pequeño; como compartir el ambiente con compañeros con necesidades especiales; como poder trabajar descalzos en el salón; como tener la paciencia para esperar a que el compañero termine de usar el material que necesitan; como poder salir al patio a trabajar; como saber escuchar; como asistir con gusto al colegio; como el ser felices.
Ser felices. Ése es el argumento de peso a favor de Montessori. ¿Qué buscamos sino la felicidad de nuestros hijos?
Montessori va más allá de los años escolares. La preparación para la vida que brinda fomentando valores como la tolerancia y el compromiso con la comunidad, la autodisciplina y el espíritu de cooperación nutren necesariamente vidas adultas más plenas.
Ahora sé que Montessori no es una rara enfermedad, ni una secta fanática, ni una marca de sopa o una comida italiana, pero ciertamente descubrí que sí es alimento, alimento para la mente y el espíritu. Además es alimento aderezado con amor.
Hemos visto crecer y florecer a nuestros hijos con valores y conocimientos bien plantados en la tierra, pero con alas de libertad para explorar más allá del horizonte.
Se han preparado para dar todas sus luchas por amor, que es lo que hizo María Montessori. Amor a Dios, amor al prójimo, amor al trabajo, amor a la justicia, amor a la libertad, amor a la paz.
Saben que ninguna batalla merece ser ganada por odio, por rencor o por envidia y que todas las luchas deben ser por amor, siempre por amor.
Serán como son con todas sus cualidades y defectos pero sobre todo serán Montessori y serán felices”.
Fragmento de Montessori no es una comida italiana. Reflexiones de un papá Montessori. LRV.