Sensibilizando (en) la escuela pública

Termina este curso escolar…Ya con el ultimo curso de sensibilización impartido en el espacio público creado con el apoyo del departamento de educación y el ayuntamiento de Huarte.

¡Es increible pensar que hace un año este proyecto a estas alturas esto no eran mas que ideas y hoy ya es real! Con todas las formaciones que se han dado allí, tanto durante la semana como fines de semana… y la ludoteca por la tarde con los niños.

Ha sido un curso escolar muy muy interesante, donde se han movido muchas cosas. Hay que reconocer que no todo ha sido fácil; que ha habido mucho trabajo, que han habido dificultades al crear el espacio, que en el camino me he quedado sola… pero con todo para adelante… os cuento lo positivo.

Durante el primer trimestre se dió un curso de iniciación a primaria de 70h, que ya os conté. y me ha encantado ir a visitar la escuela de una de la asistentes y ver su día a día en una escuela rural en la que están haciendo cosas preciosas.

El resto de curso se ha impartido el curso de sensibilización de 20 h a maestr@s tanto de infantil como de primaria, preferiblemente del mismo claustro. Se ha repetido un total de 9 veces, atendiendo a unos 200 maestr@s y otros tantos que se han quedado fuera, teniendo en cuenta que los cursos se llenaban en unas pocas horas y se apuntaban unas 250 personas. Está claro¡Hay interés en la escuela pública!

Los centros que han asistido han sido de los más variado de todo Navarra; desde centros que ya están en un cambio de visión hacia la infancia, como Bustintxuri ( que ha seguido profundizando en matemáticas, y a ver si pronto os cuento), Mendigoiti, García Galdeano ( con su precioso proyecto que tengo pendiente contaros), Cardenal Ilundain que ha puesto en práctica su proyecto en pasillos, Olazti y su tranformación a Montessori, etc.. Han venido de distintas localidades, desde la maestras del propio Huarte y de varias escuelas de Pamplona, hasta las de la zona de Estella, Irurtzun y la Sakana, Goizueta, etc… ( y muchos más).  Han venido maestras de infantil, de primaria, de pedagogía terapeutica, idiomas y hasta educación física, así como partes de los equipos directivos.

Pero lo interesante es lo que hemos vivido allí, cómo poco a poco nos hemos metido en un ambiente Montessori, en la visión cósmica de primaria, y en abrir los sentidos en infantil, en concentrarnos y pararnos a observar, en tocar las matemáticas… y sobre todo en disfrutar de las prácticas y el ambientes como si fuéramos niñas.

Y poder vivir en primera persona esos momentos de gran satisfacción de haber logrado algo, de compartir y aprender con los compañeros, de seguir los intereses de uno mismos, etc…

El curso no se terminaba con la formación presencial, ya que de lo aprendido tenían que poner algo en práctica en el aula y observar lo que pasaba, es decir, poner en práctica el método científico.

Y ha habido de todo, desde los que han presentado materiales, han cambiado su aula, se han sentado a observar, han practicado la economía de palabra o los que han pensado y presentado cómo dirigirse al adulto.

En palabras de algunas asistentes:

“Antes de comenzar el curso, la idea que yo llevaba era ver muchos materiales para luego intentar hacerlos yo y trabajarlos en el aula. Pero después de hacer el curso me he dado cuenta de que lo importante que me llevo no son los materiales, sino la filosofía”

“Por último, como reflexión, decir que soy consciente de que es muy difícil transportar los materiales, espacios, filosofía….a un centro público  grande , pero en vez de buscar pegas e inconvenientes que es lo que veíamos al principio del curso, he cambiado de mentalidad y creo que cada uno debemos de aportar lo que podamos, nuestro granito de arena. Así granito a granito la cosa puede ir cambiando: seguir la filosofía, contagiar a compañeros de este espíritu, ir introduciendo poco a poco materiales Montessori y explicando a los compañeros nuevos cómo utilizarlos… Es decir, una actitud positiva frente al cambio.”

“El primer cambio que realizaría sería en mí.”

“El cambio de actitud como maestra. Moverme con tranquilidad en el aula, explicar las cosas básicas con mucha paciencia sin dar por supuesto que saben hacerlas y dándoles un modelo preciso (como por ejemplo lavarse las manos, subirse la cremallera o atarse un botón). Invertir tiempo y esfuerzo en todas estas cosas que una vez que las hayan adquirido van a facilitar su autonomía.”

“Pensé en la de veces que les atamos los cordones a todo correr, porque vamos con prisas a todos lados. Justo al día siguiente se acercó una niña de clase para que le ayudara a atarse los cordones, y en lugar de hacerlo rápido, le dije: “mira cómo lo hago”. Lo hice muy despacio, y repitiendo el proceso varias veces. Luego vi que ella se animaba a probar, también muy despacito y en uno de esos intentos lo consiguió.”

¡Qué mas decir! ¡Queda todo dicho!

Solo GRACIAS… Al departamento de educación y al ayuntamiento de Huarte por permitir que esto sea posible… y todas las asistentes por las ganas y entusiasmo y estar abiertas al cambio..

Así granito a granito las cosas pueden ir cambiando..

y cualquiera que nos quiera compartir su experiencia, bienvenida.

One comment

  1. Me encanta la transformación en la escuela pública, al alcance de todos! En la escuela de mi hija las maestras de infantil están trabajando muy duro para conseguir aplicar Montessori con los medios que disponen

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s