La pasión se transmite… y la pasión vuelve

Este post lo escribo desde el cariño y la emoción.

Ya he escrito sobre la pasión que se transmite… pero en este caso la pasión transmitida me ha vuelto.

Hace unos días fui de visita a la escuela donde trabajé el curso escolar pasado. Antes de ir, ya me habían dicho que los niños y niñas estaban diciendo que me echaban de menos. Y yo que también les echaba de menos, muy emocionada admití la invitación de ir a visitarles.

Llegué a la hora del desayuno, y una de las niñas se lanzó a mis brazos para saludarme. Después de saludar a todos los que conocía ( ya que había muchos que no conocía), desayuné con ellos y varias niñas me invitaron a escuchar un kamisibahi que recitaban acompañado de música. Dos niñas tocaron una canción al piano que yo misma les había enseñado, y ahí me di cuenta cómo las pequeñas cosas, las pequeñas acciones que una hace con cariño, se transmiten y se expanden como la pasión.

P1100481

Las niñas tocan el piano mientras otra cuenta la historia

La historia era sobre un perro verde llamado Pistacho, que sufre por ser distinto… y la música cambiaba según si era un momento alegre, de sufrimiento, etc… Al final un consejo perruno: “Cada uno es cada uno, y cada quién es cada quién”

Seguí por ahí, hablando con ellas con mucho cariño; varias me dijeron que me habían echado de menos, y otros me mostraron espacios y trabajos que estaban realizando; de botánica, zoología, etc..

Después de tres cambios de espacio que hubo el curso escolar pasado, ahora la escuela se encuentra en un espacio nuevo, grande, luminoso y más estable. Y me encantó ver materiales y propuestas que yo había realizado con mis propias manos, que los niños y niñas seguían usando.

Parece que una parte de mi estaba y está ahí, pero sin apego; al contrario, me encantó darme cuenta que todo el trabajo realizado tuvo y sigue teniendo un sentido, que se sigue compartiendo y transmitiendo.

¡Por eso solo quiero compartiros mi alegria!¡E invitar a cada uno de vosotros que estéis donde esteis, hagáis las cosas con pasión, con ilusión y con el corazón! porque los frutos de todas esas semillas plantadas quién sabe cuáles serán, ni hasta dónde llegarán, pero las cosas hechas de esa manera tiene frutos seguros.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s