Por medio de historias

Por medio de historias podemos conocer qué paso en el pasado y cual ha sido la evolución hasta el día de hoy.

Por medio de historias podemos reflexionar sobre cómo eran aquellos seres humanos antiguos, qué dificultades tenían y cómo podrían resolverlas.

Por medio de historias podemos darnos cuenta de que con ingenio y mucho probar se supera un reto, y una vez superado aparece otro reto que resolver, algo que mejorar, otro pasito que dar. Exactamente como el proceso de aprendizaje de niños y adultos.

Por medio de  historias podemos observar que para que el día a día actual sea como es, ha hecho falta mucho tiempo y el esfuerzo de muchos seres humanos. Y por eso podemos desarrollar un gran sentimiento de agradecimiento a todos ellos.

Por medio de historias percibimos que la historia cambia, es dinámica, evoluciona y en muchos casos mejora. Por lo que la historia no termina aquí, en el futuro habrá cambios ¿Qué puedo aportar yo a ese futuro? Porque yo soy parte de la historia.

Ahí va un ejemplo:


“¿Cómo sabéis qué hora es?” Porque miramos en el reloj

“¿Y creéis que siempre han existido relojes?¿Creéis que aquellos seres humanos antiguos que vivían en cavernas tenían relojes?” ¡Nooooooo! (y risas)

“Entonces no tenían relojes pero se dieron cuenta de que el sol salía, se movía por el cielo y se escondía, y volvía a salir moverse por el cielo y esconderse. Y observaron la sombra de un árbol y percibieron que la sombra también se movía en el suelo. ¿Os gustaría probarlo?¿Os gustaría hacer lo mismo que hicieron hace muchos años, poniendo marcas en la sombra de un palo?”

Se pregunta que niños tienen interés en hacer este experimento y después se les acompaña a hacerlo.

Experimento en el que los niños ponen marcas a la sombra de un palo

Experimento en el que los niños ponen marcas a la sombra de un palo

Se sigue contando la historia del resto de relojes de sol de egipcios, griegos y romanos, haciéndoles reflexionar y mostrando ejemplos de ellos. Incluso se pregunta a quién le gustaría hacerse su propio reloj de sol.

“Pero estos relojes tenían un inconveniente ¿Qué hacían los días nublados o durante la noche?” los niños dan posibles respuesta que podrían solucionar este problema.

Y se cuenta soluciones que se han dado a lo largo de la historia con relojes de arena, agua  (de muchos tipos), de cuerda, de vela, etc.

” Pero estos relojes seguían sin ser precisos, así que después de mucho investigar  se inventaron un engranaje mecánico con una campana, que funcionaba gracias a un peso. Galileo Galilei observando un péndulo  descubrió algo que sería importantísimo para los relojes de péndulo ¿Alguno quiere hacer un experimentos para descubrir lo que descubrió Galileo Galilei?”

” Aunque los relojes de péndulo eran mucho mas exactos que todos los anteriores, en el siglo XVIII en la época de los grandes marineros y exploradores surgió un problema; los relojes de péndulo perdían su exactitud en un barco y por eso se extraviaban en el mar. El gobierno británico de la época ofreció una recompensa equivalente a  millones de euros actuales a quién lo pudiera resolver ¿Qué harías vosotros si os ofrecieran esa recompensa?”

“Muchos se pusieron a intentar resolverlo y uno de ellos Jhon Harrison lo resolvió”

Se cuenta sobre los siguientes avances en relojes y cómo a medida que surgía la necesidad se buscaban soluciones a los problemas, hasta llegar a día de hoy donde los relojes más precisos que tenemos son los de cuarzo, y por último los atómicos.


Con esta historia hemos sembrado semillas, hemos abierto intereses; habrá niños que querrán hacer alguno de los experimentos propuestos, otros que querrán investigar sobre algo en concreto, y otros que solo la han escuchado, pero que se les queda dentro todo lo que la historia implica.

La historia debe ser algo vivo y dinámico, capaz de incentivar el entusiasmo y destruir el egoísmo intelectual y la pereza individualista. Los niños se estremecen con facilidad de solo pensar que millones de personas como ellos están haciendo todo tipo de esfuerzos físicos y mentales para resolver los problemas de la vida, y que todos contribuyen para hallar la solución, aunque tal vez sea uno solo el que la encuentre” María Montessori


Si estás interesada en tener la historia completa con sus experimentos , así como la historia del calendario y de los días de la semana,


Bibliografía:

  • La medición del tiempo. Cómo y por qué. (Altea)
  • ¿Cómo se mide el tiempo? Editorial Juventud
  • Erase una vez la ciencia
  • Varias fuentes de internet
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s