Tutorías con los niños; herramienta clave en primaria

Hace años ,a medida que los niños crecían y pasaban a la edad de primaria, nos dimos cuenta que cambiaban de etapa, y con esto necesitábamos nuevas herramientas para el trabajo y la relación con ellos.


La solución que encontramos fue sentarnos a hablar con ellos en algo que entonces llamamos tutorías. Era un momento en el que semanalmente nos sentábamos con cada niño, para preguntarle por sus intereses, para ayudarle a organizar su trabajo, para ver el progreso de este, etc…
Pero no solo eso, ya que lo más importante era el seguimiento integral de cada uno de los niños; preguntarles cómo se sentían, cómo eran las relaciones con otros niños, hablar sobre algún conflicto, ayudarles a encontrar herramientas para su progreso, a niños con poco orden ayudar a ordenar, etc… era un momento en el que se escuchaba al niño, el se podía expresar y hacerse cargo de su aprendizaje a todos los niveles, tanto cognitivo, como emocional y social.
Como adultos nos toca lo primero escuchar y pensar qué podemos aportar a ese niño, entendiéndolo integralmete, desde el nivel que está y siempre con confianza en él. Y todo lo que anotamos en estas tutorías es lo que nos ayuda a hacer el seguimiento y la programación de cada niño. Así si podemos decir que cada niño tiene su propio proceso y aprendizaje; sin esta herramienta sería muy difícil que esto fuera así.
Esta ha sido una herramienta clave para el trabajo en primaria, sin esto creo que todo lo demás perdería su equilibrio. Y a pesar de que ha cambiado en su forma, periodicidad, manera de apuntar, etc. es una herramienta que seguimos utilizando.
De esta manera buscamos un momento tranquilo para cada niño, en el que trae todos sus trabajos, hablamos sobre cómo le va, nos cuenta nuevos intereses, ordenamos sus cosas, organizamos el futuro trabajo, etc… Esta tutoría al ser individual, cambia mucho de un niño a otro, ya que lo que cada uno necesita es diferente; con la niña que le cuesta concentrarse hablamos sobre eso y nos da posibles soluciones que va a probar como ponerse tapones en los oído; con el niño que tiene intereses pero le cuesta llevarlos a la práctica hablamos sobre esto y pensamos una manera de poder organizar su tiempo , que en este caso fue organizarse un horario de trabajo; con el que tiene todos sus trabajos desordenados, damos pautas para que los ordene; o con la niña que comienza muchos trabajos, pero no los termina, al observar todos los trabajos que tiene sin terminar le proponemos que busque una solución a esto.
También hablamos sobre qué trabajos quiere hacer en grupo, cómo le va, sobre malestares que ha podido surgir por algún conflicto o sobre algún tema que le preocupa.
Y todo esto y los acuerdos los anotan tanto el niño como el adulto en su cuaderno. Hay muchas manera de llevar estas anotaciones, y cambia mucho con cada niño y sobre todo con la edad; ya que los pequeños con escribir sus intereses en una lista tienen suficiente, mientras que los mayores encuentran diversas formas de anotarlo y organizarse.

Niña mostrando y ordenando sus trabajos
Niña mostrando y ordenando sus trabajos

En base a todos estos acuerdos funciona el día a día, se crea la confianza, se comprende mejor al niño y se hace su seguimiento.
Y aunque yo hace años, cómo no, en Montessori ya se hace así. Y en este video se puede ver perfectamente, cómo estas encuentros con los niños se puede encontrar el equilibrio entre la libertad y la responsabilidad. Se ve cómo son esos momentos entre la guía y la niña, donde lo único que le pregunta es ¿Qué crees sobre esto? y la niña se hace cargo de esta situación, con plena confianza de la guía.

Pincha para ver el video
Pincha para ver el video

Eso si, yo nunca lo he conseguido hacer como ellas cuenta en 5 -10 minutos, tal vez porque nunca he estado con 30 niños, pero me parece difícil.
Como bien dicen es el momento en el que cada niño piensa ” Mi profesora se preocupa por mi”
Y no solo eso, se trabajan las relaciones entre ellos, hacen representaciones de  situaciones de gracia y cortesía, preparan conferencias… a cada momento tienen que tener la oportunidad de hacerlo y resolverlo por ellos mismos. La guía solo piensa “¿Están progresando?¿Están encontrando soluciones o se están frustrando?”… porque esta es la única manera de que ganen esta autonomía que les corresponde a esta edad.


Y a nivel personal, todas estas herramientas me han servido para hacerme cargo de mi proceso, decidir cuales son mis intereses, organizarme para llevarlos a cabo, ver las partes que puedo mejorar, etc… y todo esto es exactamente lo que estoy haciendo ahora.

Y no solo eso, he tenido la oportunidad de hacer tutorías a adultos, y han sido verdaderas herramientas para hacer lo que cada uno pueda hacer lo que quiere. Hoy en día se podría decir que estas tutorías son sesiones de coaching.
¡Os invito a que lo probéis!

Related Post :

(6) Comments

Post a comment